De izquierda a derecha: Juan Vicente Herrera, Tomás Pascual, Silvia Clemente y la consejera de Agricultura, M. Marcos./K.
De izquierda a derecha: Juan Vicente Herrera, Tomás Pascual, Silvia Clemente y la consejera de Agricultura, M. Marcos./K.
Publicidad

Una economía sólida y preparada. Es la aspiración del presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, que de cara al año 2020 se marca el reto de volver a superar el millón de personas empleadas en la comunidad. En la actualidad esa cifra es de más de 970.000 ocupados. También quiere que la industria represente el 20 por ciento del valor añadido bruto cuando en estos momentos es de un 18 por ciento.

Herrera, que hizo estas declaraciones en la inauguración de la nueva planta de Bezoya en la localidad segoviana de Ortigosa del Monte, animó al sector empresarial a emprender en Castilla y León, “una comunidad que garantiza responsabilidad, trabajo, compromiso y confianza”.

El presidente puso como ejemplo la industria agroalimentaria, que supone el 5 por ciento de la economía regional y que el pasado año 2017 generó más de 10.000 millones de euros de negocio, de los que 2.000 correspondieron a exportaciones.

Juan Vicente Herrera también elogió la figura de Tomás Pascual Sanz, el creador del grupo Calidad Pascual, del que depende Bezoya, calificándolo como “un empresario de leyenda”. “Aprendí de él, una persona inteligente, con capacidad, y pude comprobar su patriotismo por España y por Castilla y León. La apuesta del agua de Bezoya surgió por su propia salud, abogando por la pureza y la calidad, y hoy estamos aquí en la inauguración de esta nueva planta de Bezoya, que se ha convertido en empresa líder en este sector”, afirmó. En este sentido, destacó que en este siglo XXI hay una búsqueda por parte del consumidor “de lo mejor”, “y en el sector del agua embotellada Bezoya está obteniendo unos resultados magníficos, produciendo una de las aguas más consumidas en el mercado”. El presidente subrayó que ha superado el listón de los 100 millones de euros de facturación anual. Y recordó que, cada día, 130 camiones salen con dos millones de litros de agua de las plantas de Ortigosa del Monte y Trescasas, para distribuirlos en 20.000 puntos venta por toda España.

Y sobre la empresa Calidad Pascual, la calificó como el grupo más importante de alimentación de España, el “buque insignia” de la industria agroalimentaria de Castilla y León, “de una familia nacida aquí y que ha apostado por quedarse aquí, con un 80 por ciento de la producción que se hace en la comunidad”.

Calidad Pascual inició su andadura en 1969 en Aranda de Duero (Burgos), para implantarse en poco tiempo en toda España y exportar hoy a 67 países. Con una gama de 200 productos, 6 plantas, 27 delegaciones y más de 2.300 empleados, su principal actividad es la preparación, envasado, distribución y venta, entre otros, de lácteos y derivados con la marca Pascual, agua mineral natural Bezoya, bebidas vegetales Vivesoy, Bifrutas, Mocay Caffé, DiaBalance y The Goods.

Calidad Pascual complementa su portfolio con otros productos de valor añadido, gracias a alianzas con empresas como Idilia foods, Unilever, Unicer, Kellog, Heinz, Conservas Garavilla, Borges y La Zaragozana.