Los senderistas disfrutaron del bello paisaje otoñal del hayedo segoviano. / el adelantado
Los senderistas disfrutaron del bello paisaje otoñal del hayedo segoviano. / el adelantado
Publicidad

Medio centenar de caminantes disfrutaron del atractivo paisaje que ofrece el hayedo de la Pedrosa, enclavado en la Sierra de Ayllón. La excursión forma parte del ciclo de rutas ‘Camina por Segovia en otoño’. La Sierra de Ayllón constituye el límite meridional de la distribución de los hayedos ibéricos, que han encontrado en los valles abruptos de estas montañas pequeños reductos en los que se mantienen las condiciones oceánicas que requieren para su supervivencia.

En la actualidad se conservan tres hayedos muy próximos geográficamente pero administrativamente separados en tres comunidades autónomas. En la vertiente sur se encuentran los de Tejera Negra, en Guadalajara, y Montejo de la Sierra, Madrid. El único que se conserva en la vertiente norte es el segoviano hayedo de la Pedrosa declarado Sitio de Interés Nacional en 1974.

Para recorrerlo la Diputación ha organizado dentro de sus recorridos de otoño, un paseo por el Camino Viejo de Peñalba que atraviesa una parte de este magnífico bosque entre los arroyos del Cancho de la Pedrosa y del Avellanedo. El camino se recuperó gracias a la Asociación de Senderismo del Desfiladero de Riaza que ha realizado una importante labor en la recuperación de antiguos caminos para el senderismo.

Bajo la dirección de los biólogos María del Mar García y Nacho Huelves, de la empresa Naturaleza en Directo, la expedición partió de Riofrío de Riaza, desde donde el grupo se acercó al embalse que abastece a Riaza, construido en 1995. Desde aquí se inició el sendero que asciende atravesando el robledal por el margen izquierdo del río Riaza. Un viejo puente de madera permitó el paso sobre el arroyo Avellanedo y enseguida los caminantes avistaron los primeros ejemplares de haya que cada vez son más frecuentes a medida que el terreno es más escarpado.

Los troncos retorcidos de ejemplares centenarios marcaron el camino, que en esta época está teñido de rojos, naranjas y ocres. El aprovechamiento maderero y el carbonero, junto con varios incendios que asolaron el hayedo, el último en 1947, mermaron el bosque que ahora poco a poco se va regenerando.

Tras salir del hayedo se llegó al mirador del Colladito desde el que se llegó al puerto de la Quesera. Después se avanzó por el cordal hasta el Cancho de la Pedrosa, donde el grupo degustó un almuerzo ofrecido por la organización, disfrutando del colorido otoño y de las vistas sobre Riaza y la meseta.

El ciclo de rutas de otoño de la Diputación acaba finalmente el sábado 1 de diciembre con una propuesta para recorrer la Cañada Real Soriano Leonesa Oriental. Se trata de un recorrido de 16 kilómetros con una dificultad baja-media entre Jemenuño y la Ermita del Pinarejo. La comitiva partirá a las 9.45 horas desde la Plaza de Jemenuño y el autobús desde Segovia lo hará a las 9 de la mañana desde la plaza de toros.

Las inscripciones para esta propuesta se podrán realizar a partir del lunes 26 de noviembre, por riguroso orden de llamada. Los interesados pueden apuntarse contactando por el teléfono 619705613.