Un momento del encuentro celebrado en las instalaciones de Éxitus Segovia. / el adelantado
Publicidad

Un grupo de productores de cerdo ibérico se han reunido en el Centro de Negocios Exitus Segovia para conocer de la mano de la empresa Gireporc y del comercial Miguel Ángel Fernández las soluciones que proporcionan la oportunidad de conjugar la edad del lechón, el tiempo de cebo y el peso final del cerdo al sacrificio.

Muchos de los ganaderos no están de acuerdo con la actual norma, dado que se sale de la realidad del cebo del ibérico y supone además un coste adicional en tiempo y gastos finales, con las pérdidas económicas que esto supone.

El veterinario italiano Romano Cadiola ha marcado unas directrices de alimentación para poder corregir estas diferencias y conjugar así la edad del lechón, el tiempo de cebo y el peso final del cerdo al sacrificio.

La actual norma del ibérico supone que un cochino ibérico se sacrifica con un peso en vivo entre los 155 y los 160 kilogramos, y con una edad no superior a los 10 meses de vida. Esto supone un cambio en la forma de cebar cerdos ibéricos y es por lo que Romano Cadiola, la fábrica de piensos Girepor, y el comercial Miguel Ángel Fernández convocaron al sector de los ganaderos de porcino ibérico de Segovia para proponer y presentar una forma distinta de cebar y alimentar al cochino ibérico entre los 23 y los 160 kilogramos.

De este modo analizaron cómo poder adecuar el cebo y el cochino a la fecha y al peso que la Administración propone.

Según se puso de manifiesto en el encuentro de los profesionales, existe una vía de solución si la Administración regulara una norma adecuada a la edad del cerdo ibérico y peso final. Con la actual forma tradicional de alimentar el cerdo esto no se puede cumplir puesto que el cerdo se pasa de tiempo y de peso.

El veterinario italiano Romano Cadiola, profesional afincado en Segovia y experto en el sector del porcino ibérico y blanco durante más de ocho años de trabajo, ha encontrado posibles soluciones. Junto a la marca Bionaturae (empresa italiana de nutrición) y Gireporc de la mano de Miguel Ángel Fernández, presentaron sus propuestas en el Centro de Negocios Exitus Segovia.