48_1-nava-gala-poetica
Pedro Maestre, segundo por la izqda., en el momento de dar lectura al poema premiado. / a. marugán
Publicidad

Gran expectación en la gala de entrega del premio Jaime Gil de Biedma, que contó con la lectura del poema ganador de esta edición ‘Tiempos digitales’, a cargo de su propio autor. Con pocas palabras Maestre se mostró agradecido del reconocimiento concedido, máxime cuando este era el primer premio que recibía de su obra poética y llevara el nombre de unos de sus poetas favoritos, que ya le cautivó cuando entró en contacto con la poesía de Gil de Biedma.

El escritor alicantino no quiso entrar a comentar el contenido de su poema por entender que ello quedaba a juicio y valoración del propio lector. Algo que sí hizo el vocal del jurado David Ferrer, antes de la intervención del premiado, al señalar que los versos del poema ganador representaban “una alusión al mundo contemporáneo digital, sin accesorias, ni imposturas, sino que el poema es de una gran hondura poética; se podría escribir un poema e introducir la palabra Facebook, Twitter y eso en muchas ocasiones podría ser una impostura como ese tipo de poesía que se vende tanto en estos medios por cantantes o por otro tipo de estrellas de la televisión, éste resulta un poema perfectamente medido y trabajado, es decir que la persona que lo ha escrito sabe perfectamente lo que es un poema”. Mantenía el miembro del jurado tras añadir que Pedro Maestre es “un gran novelista que a todos ya nos sorprendió cuando ganó su premio Nadal por su novela ‘Matando dinosaurios con un tirachinas’, un libro que impactó mucho en aquella época”.

La soledad y el vacío que presentan las relaciones humanas a través de la red de internet son las reflexiones que ‘Tiempos digitales’ acerca bajo la experiencia de lo que pudiera ser una historia de amor entre dos personas que no se conocen físicamente: “Ni siquiera podemos alzarnos / en sueño y ala, /reptamos como todos los demás / por una ciénaga laberintica de pixeles / sin la magia de la carne hecha vino”, expresan unos de sus versos.

Fue un poema que para el coordinador de este premio, Francisco Ruiz de Pablos, representaba poenr de relieve la versatilidad literaria de “este extraordinario novelista, que narra muy bien los registros de lo que es la novela y el cuento y me llama la atención que en su novela ‘Alféreces provisionales’, en la última página queden escritos unos versos de Jaime Gil de Biedma, que al día de hoy me parece un tanto premonitorios”, indicaba el profesor Ruiz de Pablos.

Con la entrega de IXV Premio de Poesía se cerraban los actos convocados en torno al mismo y donde el alcalde navero Juan José Maroto, agradeció la presencia del poeta premiado, así como de la asistencia de la representación de la familia Gil de Biedma, e informó de la carta dirigida por el escritor Juan Marsé excusando su no asistencia y pidiendo se diera lectura a la misma. Carta en la que Marsé recordaba los momentos vividos en Nava de la Asunción junto a Jaime Gil de Biedma y el poeta Ángel González en 1966, cuando escribió aquí el último capitulo de su libro ‘Últimas tardes con Teresa’ y lo celebró con ellos.