Imagen de la Exposición Performance realizada. / El Adelantado
Publicidad

El frío y la lluvia fueron los elementos adversos e inesperados en el desarrollo de la XXXIII Escuela de Verano que anualmente organiza la Asociación ‘Taller Cultural de Fuentepelayo’ con el patrocinio de la Fundación Caja Cega y la colaboración del ayuntamiento de la villa y de Cajaviva.

Esta adversa climatología obligó a la suspensión de una jornada completa contemplada en la programación inicial. También trajo consigo una disminución en el número de participantes en la actividad respecto a ediciones precedentes. Estas circunstancias no fueron óbice para lograr gran parte de los objetivos inicialmente previstos por parte de los organizadores.

El acto central y prioritario de la Escuela denominada: ‘SOS; emergencia ambiental’ se desarrolló conforme a lo previsto. Los participantes se desplazaron hasta sendos parajes de la villa con una enorme belleza y habitualmente visitados por los habitantes de la villa, para para hacer una recogida de residuos allí abandonados de manera no intencional por los seres humanos.

En un corto espacio de tiempo, el alumnado de la escuela –de edades comprendidas entre los ocho y los sesenta años– lograron limpiar espacios degradados por la propia dejadez de las personas y por una evidente falta de conciencia ambiental.

Con los materiales recogidos y dando rienda suelta a la creatividad artística de los participantes, se preparó una exposición itinerante al aire libre. El lugar elegido como ‘performance’ estética de concienciación educativa fue el denominado popularmente como ‘Parque del Pozo’. Es éste un espacio ubicado en el propio casco urbano que, dada su céntrica ubicación y su proximidad con las carreteras más transitadas hacia las poblaciones lindantes permite su visita y contemplación por parte de la comunidad.

Dicha exposición permanecerá a disposición del vecindario durante toda la semana y a buen seguro que despertará la atención y reflexión de todos, dada su carácter provocativo e innovador.