Fuente de Santa Cruz. JOSE ANTONIO SANTOS
Fuente de Santa Cruz. JOSE ANTONIO SANTOS
Publicidad

FOTOS: JOSE ANTONIO SANTOS

En el límite con la provincia de Valladolid, en el territorio de la Campiña Segoviana, se encuentra la localidad de Fuente de Santa Cruz. Este pequeño pueblo de Segovia, con 119 habitantes en el momento de finalizar el año 2018, ubicado a 71 km de distancia de la capital, ha pertenecido siempre a la Comunidad de Villa y Tierra de Coca.

Su nombre, en el siglo XIII era “Aldea de la Fuente” y a finales del siglo XVI cambia a “Fuente de Coca”. En 1759 (Siglo XVIII), pasó a llamarse “La Fuente” y, a partir de finales del siglo XIX (Año 1789), comenzó a llamarse con su nombre actual: “Fuente de Santa Cruz”.

Al pueblo le fue concedido el nombramiento de Villa en el siglo XVII, separándola administrativamente de la Villa de Coca. La solicitud para tal cambio fue realizada por el Duque de Veragua y Berwick quien era, en aquellos tiempos, el propietario de Fuente de Santa Cruz.

PATRIMONIO
El principal ejemplo del patrimonio arquitectónico de Fuente de Santa Cruz es la Iglesia parroquial de la Exaltación de la Cruz que destaca, entre otras cosas, por su gran tamaño.

Esta iglesia cuenta con un retablo mayor realizado en el siglo XVIII por Juan Ferreras (ensamblador y arquitecto, aparejador mayor del Real Alcázar de Segovia). En el interior, la iglesia cuenta con una importante colección de objetos de plata realizados por los plateros Francisco Salinas y Francisco Ruiz. Junto a la iglesia, en Fuente de Santa Cruz destacan sus antiguos lavaderos que conservan dos balsas, construidas en granito, alimentadas por la fuente que da nombre a la localidad. Como parte de su patrimonio, no podemos olvidar su fuente de los Caños o el reloj de la torre del Ayuntamiento.

Para los vecinos de Fuente de Santa Cruz, lo más bonito que tienen en el pueblo es su entorno, sus vistas. Estas vistas del pueblo y lo que le rodea se observa de manera especial desde “La Torreta” (un pequeño cerro que tiene en su cumbre una torre de Iberdrola), desde allí se ve el Mar de Pinares, la Mujer Muerta y, sobre todo, las puestas de sol, que son espectaculares.

FUENTE DE SANTA CRUZ HOY
Su alcaldesa desde 1991, María Luisa Gil Pastor (PP), cuenta que su población, 119 habitantes empadronados pero menos de 100 residiendo durante todo el año, se dedican principalmente a la agricultura pues, con el paso de los años, la ganadería ha desaparecido y fuera del sector primario, en el pueblo solo encontramos un taller y un bar.

La población de Fuente de Santa Cruz está formada, como en casi todos los pueblos, por personas mayores. María Luisa Gil cuenta que “la gente no se queda en el pueblo, hubo una generación de gente que se marchó y, al no quedarse ellos no han tenido hijos y, como no hay nadie no hay servicios… una pescadilla que se muerde la cola”. La alcaldesa añade que sería necesario disponer de industria, de negocios, que hagan que la población aumente y se fije pero…

Por Fuente de Santa Cruz, no directamente por el pueblo pero sí a unos 2 km, siempre ha pasado el tren, y de hecho, también pasa el AVE. La antigua vía, hoy es parte de la Vía Verde, que están a punto de terminar y conecta Segovia con Olmedo, en la provincia de Valladolid.

Las obras que desde el Ayuntamiento se plantean realizar próximamente, comienzan con el arreglo de las aceras. La situación de estos pasos peatonales del pueblo que se hicieron hace ya muchos años, es de auténtico deterioro. En cambio, las redes de agua, una de las obras que con más frecuencia encontramos al recorrer la provincia, ya se cambiaron hace tiempo. En cuanto al alumbrado público, también se cambió a bajo consumo hace un tiempo pero ahora sería necesario cambiarlo a leds aunque, se están planteando realizar un proyecto más grande, que acoge a más pueblos para realizar ese cambio conjuntamente.

El auténtico problema de Fuente de Santa Cruz, comenta su alcaldesa de forma muy directa, es “internet”. “Tenemos internet con poca velocidad y muy caro y apenas podemos ver algunas cadenas de televisión. Por ejemplo, las televisiones locales de Segovia y, las de carácter autonómico no se ven, o solo se ven de vez en cuando”, “lo de las telecomunicaciones es fatal”, insiste María Luisa Gil, “por más que dicen, al final nada, seguimos con la misma” y, con internet ocurre lo mismo pues, dice la alcaldesa que “es un tema fundamental, no porque si funcionara bien fuera a venir más gente pero, los que estamos en el pueblo, viviríamos mejor”.

Tampoco cuentan con un medio de transporte para ir a Segovia o a Valladolid. “La gente que no conduce…” dice María Luisa, “tiene un problema y, aunque exista el transporte a la demanda… No resuelve el problema”, “la gente que no tiene coche y no conduce… Lo tiene difícil”.

La localidad cuenta, desde los años 80, con la Asociación Cultural Fuente de Santa Cruz que, desde que se ha vuelto a poner en marcha tras un tiempo paralizada, organiza diversas actividades como “La Matanza”, que se celebró hace pocas fechas.

LA ALCALDESA
María Luisa Gil Pastor es alcaldesa de Fuente de Santa Cruz desde 1991 o, lo que es lo mismo, en mayo serán 7 legislaturas o periodos municipales y se cumplirán los 28 años al frente del Ayuntamiento. Bien es cierto que en Segovia existen otros ejemplos de alcaldes que llevan en sus puestos desde hace mucho tiempo como Ricardo Diez Pascual, alcalde de Castillejo de Mesleón, quien lo es desde hace más de 50 años. En cualquier caso, es indudable que 28 años son “toda una vida”.

Cuando comenzó su aventura política al frente del Ayuntamiento, no eran muchas las “alcaldesas” en la provincia de Segovia pero, que con el tiempo estén aún en sus puestos, menos aún. Estar al frente de un Ayuntamiento no es fácil. Para María Luisa, la razón de permanecer en este cargo se debe a que “le gusta hacer cosas” y, si es por su pueblo, más aún. Además, cuenta la alcaldesa, “la gente me ha apoyado”.

Durante estos años, dice María Luisa, las cosas han cambiado mucho. En el pueblo son muchos menos que entonces pues la población ha pasado de los 220 habitantes en los años 90 a los 119 de hoy. Además, las cosas son diferentes en otros ámbitos, desde las relaciones de los pequeños Ayuntamientos con la Diputación o la Junta de Castilla y León, hasta los medios con los que se cuentan. En aquellos días, en el Ayuntamiento no había ordenadores y hoy, en cambio, la alcaldesa firma documentos a través del “móvil”. Cuando María Luisa llegó al Ayuntamiento, solo tenían una máquina de escribir, una Olivetti de las de toda la vida y ella, al llegar al Ayuntamiento, compró una máquina de escribir eléctrica que, en aquellos días, era una maravilla. Luego, llegó el ordenador…

Pero, dejando los avances a un lado, en Fuente de Santa Cruz, en los años 90, había una escuela que hoy, y desde hace años, está cerrada. El pueblo tenía dos bares y hoy solo queda uno, tenía dos talleres y solo queda uno, tenía tienda… “Creo que somos el único pueblo que no tiene casas rurales”, dice la alcaldesa. “En algunas cosas se ha mejorado mucho pero, en población… hemos empeorado”.

Lo que sí tiene esta localidad y no gracias al Ayuntamiento en sí, sino a María Luisa Gil, como vecina de la localidad, es un pequeño museo privado, ubicado en una bodega clásica de la zona, en el que se recogen utensilios y aperos de las labores de los pueblos de esta tierra hace muchos años. Todos los aperos que aparecen en el museo fueron de sus padres, José y Elisa, y por ello tienen un valor especial para ella. No cobra por las visitas que se realizan a este espacio y abre la puerta del mismo siempre que se lo solicitan. María Luisa dice que “sé que hay muchos museos etnográficos pero este es el mío, son cosas mías, lo he hecho por satisfacción personal y por dedicárselo a mis padres, para que el patrimonio de mi padre, en vez de estar desperdigado…”.

Para terminar la conversación… No lo pude evitar, pregunté a la alcaldesa si hay posibilidades de que su nombre esté unido a las elecciones municipales de 2019… Y, sin querer dejarlo excesivamente claro, dijo que se lo está pensando… Han sido ya muchos años y la labor de un alcalde en el mundo rural es muy dura porque “por los pueblos pequeños hay que luchar igual o quizás más que por los grandes”. Esta labor, dice la alcaldesa, es grata en algunas ocasiones pero, en otras… “al final, te enfadas con gente o la gente se enfada contigo… Y todo porque haces cosas sin mala intención, solo porque hay que hacerlo…”, “ya no tengo la ilusión que tenía y para hacer esto hay que tener ilusión”… En mayo, saldremos de dudas.

RECETA

En esta ocasión, la encargada de ofrecernos una receta de cocina es, una vecina de Fuente de Santa Cruz que, mientras su marido trabajaba en una fábrica, vivió 30 años en Bilbao, tras la jubilación de este, se hicieron una casa nueva en el pueblo y, ahí están, encantados.

Esperanza, una “joven” de más de 80 años, es una mujer que supera las expectativas que marca el típico concepto segoviano de mujer “maja” y pasa a ser “un encanto” y, mientras me cuenta que sus hijos viven en Bilbao y Madrid, me dice que lo mejor es dar la receta de la “Chanfaina”, un plato típico de las matanzas en Castilla realizado a base de asaduras cortadas en trozos pequeños.

CHANFAINA

Una vez que el cerdo es sacrificado, se coge la sangre y se cuece con agua y sal. De la asadura, se coge el hígado y se corta en dados pequeños.

Cuando tenemos todo preparado, en una sartén se pone aceite y una importante cantidad de cebolla muy picada. Cuando la cebolla ya está pochada, se añade el hígado para que se sofría. Cuando está preparado se añade pimentón y una cucharada de harina, ajo machacado, perejil, laurel, nuez moscada … Y se sigue rehogando todo junto. Después, se añade la sangre cocida cortada en “cachitos”, un poco de agua (poco) y se deja cocer “un ratito”, hasta que la salsa se pone “espesita”.

La Chanfaina era el plato que se realizaba en los pueblos el día de la matanza para cenar con los amigos y vecinos que se reunían en torno a lo que era toda una fiesta . Este plato se acompañaba de trozos de careta y panceta que se ponían sobre las brasas y, de morcillas y calducho que se realizaba con la sangre del cerdo.

Para el postre, nos cuenta Esperanza, se hacían las “cagadillas de gato”, que aunque el nombre sea peculiar, se trata de unas rosquillas fritas que, junto al aguardiente, ponen el broche de oro a un acontecimiento único en nuestras tradiciones.

Durante los días más fríos, cada día era la matanza de un vecino y todos participaban y ayudaban. Nos cuenta Esperanza que se decía en el pueblo que “se pasaban un mes comiendo sangre”, entre lo que se tomaba el día de la matanza y lo que se repartía entre todos… Porque entonces, la Matanza, era necesaria para asegurar la existencia. De hecho, Esperanza comentaba que en su casa se “mataban 3 cerdos”, “Se guisaba con la manteca y se comía lo demás. Se hacían chorizos, se preparaba el lomo…”, “como se iba al campo, se freía y se guardaba en aceite para todo el año”… Todo un mundo de tradición.

FUENTE DE SANTA CRUZ EN POCOS PALABRAS

Población: 119 habitantes

Distancia: A 71 km de Segovia

Alcalde: María Luisa Gil Pastor (PP)

Patrimonio:
— Iglesia parroquial de la Exaltación de Cristo
— Retablo Mayor de Juan Ferreras
— Objetos de plata de Francisco Salinas y Francisco Ruiz.
— Antiguos lavaderos
— Fuente de los Caños
— Reloj de la Torre del Ayuntamiento
— Entorno natural

Fiestas:
— San Isidro Labrador, mayo
— Exaltación de la Cruz, primer fin de semana de septiembre
— La Minerva, tercer domingo de cada mes

Otros Espacios Especiales:

— Vía Verde
— Museo privado etnográfico