12_1-pradena
El delegado de la Junta y la alcaldesa contemplan el traje ya restaurado. / E. A.
Publicidad

El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, ha visitado el Ayuntamiento de Prádena para comprobar de primera mano los resultados de la restauración realizada por la Consejería de Cultura y Turismo en el ‘Traje de Zarragón’ tradicional hallado en un viejo arcón de la iglesia parroquial del municipio hace dos años. Se trata de una intervención que ha contado con un presupuesto de 16.093 euros cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

En mayo de 2016 ya se realizó en la pieza encontrada un primer tratamiento de urgencia, que fue promovido por el Ayuntamiento de Prádena. Sin embargo, estos trabajos no eran suficientes para garantizar la estabilidad y la permanencia del conjunto. Es por ello por lo que ha sido preciso un segundo tratamiento. La actual restauración, promovida por la Junta y adjudicada a Regina Zurdo, se ha centrado en la limpieza de manchas puntuales, la eliminación de antiguas intervenciones, la corrección de deformaciones y en la consolidación del soporte.

Además de la restauración, está prevista la colaboración entre el Ayuntamiento de Prádena y la Diputación de Segovia para realizar de manera conjunta la musealización del traje, para que permanezca expuesto en un maniquí y protegido por una urna.

El ‘Traje de Zarragón’ está vinculado a Prádena y asociado a las danzas de palos presentes en los libros de cuentas de la Cofradía del Santísimo Sacramento y La Soledad, desde su fundación en esta localidad segoviana en el siglo XVIII. El ‘Zarragón’ o ‘Zorra’ es uno de los personajes que participa en las danzas de palos y en otro tipo de bailes procesionales. El conjunto, confeccionado mediante la técnica de la retacería, utilizando retazos de tela de diversos colores. está compuesto por tres piezas: la chaqueta con caperuza y orejas, el calzón de trampa y el zurrón.

Según uno de los bordados aparecidos en las mangas, la pieza encontrada en la iglesia de Prádena podría datarse en 1804. El empeño de muchas personas por recuperar este traje y las sucesivas intervenciones a las que ha sido sometido han hecho posible la preservación de un bien con gran valor cultural.