El próximo viernes, 14 de junio, se abrirá la Piscina Municipal al público. / Nerea Llorente
Publicidad

Este mes de junio ha finalizado la primera fase de las obras que se han llevado a cabo en la piscina municipal. Las obras comenzaron en el pasado mes de noviembre, cuando se procedió a cambiar el vaso de compensación de la piscina, ya que el que había no cumplía la normativa.

Después, en el mes de abril, se ha procedido a cambiar los servicios, la cocina, que ahora es mucho más amplia que la que había anteriormente, el vallado perimetral de ambas piscinas y la primera fase de los vestuarios.

Se ha hecho una primera fase muy importante y ahora queda una segunda fase, que tiene prevista llevarse a cabo el año que viene. Los regentes de la piscina están encantados con estos cambios, ya que regentaron la piscina en años anteriores y ahora tienen, por contrato, tres años más.
Para estos cambios, se ha llevado a cabo una inversión total de 62000 euros en los últimos dos años. La inversión está dividida en dos partes una directamente municipal en presupuestos de 20000 euros en 2018 y 10000 euros en el 2019 y la otra es a través de una subvención de la diputación con un proyecto de 32000 euros en total de los que la diputación subvenciona unos 24000 euros.

En años pasados ya se realizaron diferentes obras, donde se soterró el sistema de riego del césped y se colocó un programador de riego automático y se arregló el vaso de compensación de la piscina infantil.

Este pasado fin de semana, se ha procedido al llenado de las piscinas y el próximo viernes 14 de junio se abrirá la piscina al público. Como todos los años, el día de apertura el pase será gratuito y habrá degustación de ibéricos con las consumiciones. Cabe destacar que van a mantener los precios de la entrada y de los bonos de la piscina según como estaban el verano pasado.

Además, a lo largo del verano, tienen la intención de seguir celebrando su ya típica fiesta hawaiana, van realizar algún campeonato de mus y también la fiesta medieval que celebran el día del Mercado Romano que tiene lugar en el mes de agosto.

Gastronómicamente van a seguir ofertando su famosa paella del cardenal, las parrilladas, sus hamburguesas gigantes, diferentes tipos de raciones y los ‘perfectorreznos’, entre otras muchas cosas.