Fachada del Ayuntamiento de San Martín y Mudrián. / F.D.
Fachada del Ayuntamiento de San Martín y Mudrián. / F.D.
Publicidad

A punto de concluir la legislatura, los enfrentamientos entre el equipo de Gobierno (dos concejales del PP y dos del Partido Castellano) y la que fuera alcaldesa, Josefa Calero, apeada de su cargo tras una moción de censura, continúan. El último pleno municipal debatía el presupuesto municipal, y según explica a esta Redacción Calero, fue “bochornoso”, “porque no se me dejaba participar e incluso se quería impedir mi voto”.

La concejala afirma que cuando preguntó por las consignaciones de algunas partidas del presupuesto, “el alcalde se negó a contestar y decidió expulsarme”. Josefa Calero argumenta que sus preguntas se referían a retribuciones del personal funcionario, “que en 2018 ascendían a 18.000 euros y en 2019 pasan a 24.000”, y a retribuciones complementarias, “que pasan de 15.000 a 23.000 euros”. La concejala aclara que en el Ayuntamiento trabajan dos funcionarias de carrera y otra interina, y personal laboral temporal para las escuelas deportivas, sufragados estos últimos con subvenciones.

En cuanto a la partida de fiestas, en 2018 se elevó a 41.000 euros, mientras que este año desciende a 20.000. “Ya se sabe en el pueblo que han contratado orquestas por 23.000 euros y que luego serán más los gastos y no vienen reflejados, en torno a otros 20.000 euros”, afirma Calero. También se refiere a la partida de dietas y locomoción y a la del cementerio, punto, en el que, según indica, “el alcalde ya no aguanta mis argumentos y dice que me expulsa del pleno, que ya no hablo más. Mi respuesta es que no me marcho”. “Entonces suspende el pleno y llama a la Guardia Civil, “que cuando llega me informan que ellos no han sido testigos de ninguna alteración del orden público y que no van a intervenir”, señala.

El pleno se reanuda, de acuerdo a las explicaciones de Josefa Calero, pero las interrupciones y los enfrentamientos siguen en todos los puntos, hasta los ruegos y preguntas, en que el regidor, de nuevo, “suspende la sesión, por ordeno y mando”. La concejala anuncia que dará traslado al Procurador del Común de la suspensión del pleno, en base a un derecho fundamental, que dice: “Los ciudadanos tienen derecho a participar en los asuntos públicos, directamente por medio de representantes, libremente elegidos en elecciones periódicas por sufragio universal”. También tiene previsto presentar alegaciones al presupuesto. La concejala lamenta que el alcalde “confunde democracia con soberanía absoluta, y no contesta temas relacionados con el gasto público”.