Última misa de Valentín Bravo con varios niños que recibieron la Comunión. / josé redondo
Última misa de Valentín Bravo con varios niños que recibieron la Comunión. / josé redondo
Publicidad

La parroquia de El Espinar ha mostrado su malestar por la “imposición” del Obispado de Segovia de traslado del sacerdote Valentín Bravo y anuncian una recogida de firmas para manifestar su disconformidad con esta “decisión unilateral”. En una nota de prensa, el Consejo de Pastoral de la Parroquia de El Espinar explica que hace unos días el párroco convocó a algunas personas que trabajan junto a él en la iglesia, y les comunicó que el obispo César Franco había decidido trasladarle a otra parroquia. “A la mayoría esta noticia nos sacudió, porque aunque sabíamos que se jubila en octubre, creíamos que le iban a dejar pasar algún año más entre nosotros, como era su deseo. De esta forma se haría una transición ordenada, al ser una parroquia con muchas actividades”, apuntan.
El Consejo de Pastoral ha enviado una burofax al obispo de Segovia en nombre de la comunidad parroquial, carta que también han remitido a la Nunciatura junto con memoria de actividades y proyectos que a lo largo de estos años se han venido haciendo. “A día de hoy no hemos recibido ninguna contestación”, afirman. Desde el Consejo rechazan la forma como se le ha comunicado al párroco su traslado, y aseguran que la única manera de hacer este cambio “no es imponer, sino dialogar”. “Haberse sentado con él —añaden— y escuchar sus sugerencias reconociendo su trabajo, que tal y como le quieren despachar pareciera que algo malo hubiera hecho y nada más lejos de la realidad”.
Según manifiestan, el Obispado justifica la salida de Valentín Bravo de El Espinar en que “es mayor”. “Según esa lógica, si es mayor para continuar su labor aquí, también lo es para comenzar de nuevo en otro pueblo”, afirman.
Los colaboradores del sacerdote creen que “si esta transición se hace como pretenden, no descartamos que se vean perjudicadas distintas áreas de trabajo. Esta decisión afecta a mucha gente, que incluso está a miles de kilómetros, como es el caso de la ayuda humanitaria a Benin”.
Por todo ello, llevarán a cabo una recogida de firmas para manifestar su disconformidad con esta decisión.