Unos 50 bomberos, voluntarios y sanitarios realizaron un simulacro de accidente múltiple en el Real Sitio./
Unos 50 bomberos, voluntarios y sanitarios realizaron un simulacro de accidente múltiple en el Real Sitio./ LORENA SANZ
Publicidad

Perico, Pedro Español, no se imaginaba, cuando, un día cualquiera fue espontáneamente a dar las gracias a uno de sus héroes, que estaba haciendo tanto por los demás. En ese momento “activó un click en el corazón” de Jorge Guerra, un bombero segoviano, que se puso manos a la obra para “hacer algo” y así nació el germen para constituir la asociación sin ánimo de lucro de Primeros Intervinientes en Emergencias (APIE), que ayer realizó su primer simulacro en la granja escuela ‘Puerta del Campo’ del Real Sitio de San Ildefonso.

Se trató de un simular la actuacion y coordinación de todos los efectivos en un accidente múltiple, con seis vehículos implicados y 11 heridos. En la intervención trabajaron 49 bomberos llegados de varios puntos de España, cuatro ambulancias, personal sanitario y voluntarios.

“Es muy importante el entrenamiento tanto para los bomberos como para todo el personal de los servicios de emergencias”, explicaba el presidente de la asociación, Luis González “nos debemos a las personas, y, como no vayas preparado puedes agravar los accidentes y poner en peligro tu propia seguridad”.

Los bomberos pasaron cinco días en las instalaciones realizando el curso, que, si no fuera por las ayudas recibidas costaría unos 20.000 euros. “Necesitamos que se impliquen más”, demandaron.

Bombero segoviano

Jorge Guerra intervino ayer en el simulacro, y recordó cómo Perico “me enterneció, me hizo sentir alguien especial y me hizo hacer algo para ayudar”. “Yo estaba entrenando tranquilamente en el gimnasio, en la elíptica, y un chavalillo se me acercó y me dio las gracias por salvarle la vida”, explicó Guerra, que en aquel momento no recordaba la cara del muchacho en cuestión. “Su familia me explicó su caso, que unos bomberos le salvaron la vida y me emocionó muchísimo”.

Así, un niño segoviano, sin saberlo ni pretenderlo, activó el corazón de uno de sus héroes, de un bombero segoviano que se puso manos a la obra para poder salvar muchas más vidas como la suya.

Guerra reconoció que “falta formación médica y psicológica a los bomberos porque la crisis nos ha pillado a todos y dependemos de los empresarios, de gente que ve que las administraciones no pueden más y tenemos que ayudar todos un poco, con cualquier aportación porque, al final es un beneficio para todos”. “Hay muy buenos profesionales”, continuó explicando el bombero pero “necesitamos más. Tenemos muchos campos abiertos: rescate en altura, accidentes, incendios, mercancías peligrosas… Y somos los primeros intervinientes, tanto nosotros como los sanitarios”.

Protocolo

Durante el simulacro de ayer, se colocaron seis vehículos con once víctimas caracterizadas en su interior —del Grado Medio de Emergencias Ezequiel González— y los bomberos procedieron a valorar la gravedad de cada uno de ellos y evacuarlos de los coches para acercarlos hasta la tienda de campaña instalada en el lugar. Varias ambulancias llegaron también para simular su traslado a hospitales.

El simulacro duró alrededor de cincuenta minutos, pero en condiciones normales y en la situación concreta de Segovia, según el presidente de la asociación “se tardaría alrededor de dos horas”, lo que sería vital para los accidentados.