Entra en vigor la norma sobre identificación del origen de los lácteos

El sector productor confía en el aumento del consumo

214
Publicidad

Los productores y comercializadores de leche y sus derivados están de enhorabuena. Todos se felicitan por la entrada en vigor del Real Decreto 1181/2018 relativo a la indicación del origen de la leche utilizada como ingrediente en el etiquetado de leche y productos lácteos que entró en vigor este martes, 22 de enero.

Esta legislación regulará durante los próximos dos años la indicación obligatoria del origen de la leche utilizada como ingrediente en el etiquetado de leche y productos lácteos elaborados y comercializados en España, según ha informado la Organización Interprofesional Láctea (Inlac).

De esta forma, los ciudadanos verán por primera vez en el etiquetado tanto el país de origen en el que la leche ha sido ordeñada, como el país donde ha sido transformada, por lo que se facilita el derecho a la elección de compra de los consumidores. Esta norma afecta también a yogur, nata, lactosueros, mantequilla, quesos o requesón, entre otros productos lácteos.
Inlac ha recordado que conocer el origen de la leche es una demanda de la mayoría de los consumidores en España, y es percibido como un atributo positivo asociado a su calidad. “Se trata de una medida muy esperada por el sector”, señalan desde la interprofesional.

Esta normativa brindará información relevante al consumidor, que ganará en tranquilidad sobre el origen del producto que está adquiriendo, y también tendrá ventajas para los productores e industria porque una mejor indicación de procedencia podría potenciar las ventas.

AUMENTO DEL CONSUMO

Tal y como recuerda el sector, con relativa frecuencia el consumidor español prefiere adquirir leche de origen nacional, pero hasta ahora no podía hacerlo porque esa información no figuraba en el etiquetado de leche, yogur o quesos. Así, desde Inlac esperan que aumente el consumo en España tras la entrada en vigor del Real Decreto.

La interprofesional recuerda, por otra parte, que tal y como establece el Real Decreto en su disposición transitoria primera sobre ‘comercialización de existencias de productos’, se podrán comercializar los productos fabricados antes de la entrada en vigor de este real decreto, que satisfagan las disposiciones aplicables en dicho momento, hasta que se agoten sus existencias.

De esta forma y con la nueva normativa, se indicará el origen de la leche utilizada como ingrediente que represente un porcentaje superior al 50%, expresado en peso, respecto al total de ingredientes utilizados.

Además, en las etiquetas se deberá incluir el país de ordeño y el de transformación, en el caso de que coincidan se indicará el lugar tras la mención ‘Origen de la leche’, el lugar donde la leche ha sido ordeñada y transformada. Tanto si el etiquetado incluye la lista de ingredientes como si solo incluye la denominación del alimento, el origen aparecerá cerca y tendrá caracteres del mismo tamaño y color de fuente que estas referencias.

Los operadores de empresas alimentarias tendrán a partir de ahora la posibilidad de añadir también información más precisa del lugar de procedencia de la leche, si ésta procede enteramente del origen indicado, mediante la indicación del nombre de una región o territorio.

REACCIONES

Desde la organización de Cooperativas Agro-alimentarias se ha aplaudido la entrada en vigor del etiquetado del origen de la leche “ya que permitirá a los consumidores elegir productos que generen valor en el territorio y eviten su despoblación”. “El consumidor muestra cada vez una mayor preocupación por la sostenibilidad de nuestro hábitat rural y del medio natural que lo rodea. En este sentido, está ampliamente reconocido el papel de dinamizador social, ambiental y económico que juegan la producción y las cooperativas de leche en los pueblos, ya que además de la propia riqueza que generan permite desarrollar otras actividades complementarias ligadas y benefician al entorno en el que se asienta”, señala esta organización. Cooperativas Agro-alimentarias ha confiado en que los consumidores apuesten por aquellos productos que generan valor en el territorio y permitan que futuras generaciones de ganaderas y ganaderos y sus cooperativas puedan seguir cuidando el entorno rural. Por su parte, Asaja también se ha congratulado de la obligatoriedad de indicar el país de origen de los productos y confía que con esta normativa se eleve el consumo de leche, según ha informado en un comunicado. En concreto, la organización confía en que con esta medida se contribuya a incrementar la transparencia que demandan los consumidores y que se aumente “significativamente” el consumo de la leche y productos lácteos con origen España, con el beneficio que esto supondrá para los ganaderos. Asaja ha pedido que el consumidor apueste por los productos con origen España porque no solo son productos de “máxima calidad y garantía”, sino que además con esta elección favorecen el sostenimiento de las economías agrarias, la conservación del medio ambiente y el mantenimiento de las zonas rurales.
Entre tanto, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) ha recordado que todos los productos lácteos en España deberán reflejar en su etiquetado el origen de la la leche y confía que esta medida se traduzca en un “precio justo” para los ganaderos, según ha informado en un comunicado. La organización agraria, además, se ha felicitado por el logro conseguido, pero ha advertido de que esta norma “no servirá de nada” si la ganadería no se ve recompensada por un “precio justo, que permita a los productores lácteos vivir dignamente”. “Hemos luchado mucho desde nuestra organización para conseguir el etiquetado en origen. Estamos contentos, pero a medias, ya que en España siguen cerrando explotaciones lácteas por falta de precios justos”, explicado el secretario de ganadería de UPA, Román Santalla.