Espacio de juegos y aprendizaje para perros y tutores participantes en la Cueva del Monje (Valsaín). / Sandra Manso
Publicidad

Los montes de La Granja y Valsaín fueron el escenario perfecto para la realización del primer paseo de socialización para perros de ‘Lipilú Educación Canina’. Esta actividad, celebrada el pasado domingo 17 de febrero, además de suponer una novedad en el municipio, también lo es para los fundadores de la empresa, Jesús Espinar, natural del Real Sitio, y Sandra Manso, dos amantes de los animales, y en especial de los canes.

Esta entidad, cuyo apelativo surge de combinar la primera sílaba del nombre de los tres perros de sus promotores, está en activo desde el 1 de enero, con el fin de hacer de Segovia un lugar más apto para los perros o «dog-friendly», en palabras de Sandra. Al advertir la falta de iniciativas en Segovia para la convivencia entre humanos y perros, ambos decidieron apostar por un proyecto propio basado en proporcionar educación canina y asesoramiento, y desarrollar actividades y talleres para tal fin. Su objetivo es fomentar la vinculación cognitivo-emocional entre «perro y tutor», y que estos animales no sean motivo de rechazo o miedo.

Un paseo gratuito

Tras congregar a las trece personas apuntadas en la Plaza de los Dolores, comenzó el paseo en dirección a la Cueva del Monje, en Valsaín, destino final del recorrido y espacio elegido para desarrollar una serie de dinámicas en conjunto. Según Sandra, «el paseo, que ya de por sí es necesario para los perros, se combinó con unos circuitos de propiocepción y de olfato, que además de ser lúdico, los ayuda con la autoconfianza y la reducción del estrés».

Los proyectos de ‘Lipilú’ no han hecho más que empezar, con la idea de organizar paseos de este estilo al menos una vez por estación debido a los beneficios que aportan a los perros.