15_1-fuenterrebollo-bolillo
Fuenterrebollo ya ha convertido el Encuentro de Bolillos en una tradición. / EL ADELANTADO
Publicidad

El pasado fin de semana, Fuenterrebollo celebró su II Encuentro de Bolillos organizado por el Ayuntamiento de la localidad y la Asociación de Amas de Casa, en el que se pudo disfrutar, además de este arte centenario, de su proyección en otras artes, como el esgrafiado.

La jornada se inició a las diez de la mañana con la recepción de las primeras encajeras que fueron tomando posiciones a lo largo de las mesas dispuestas para mostrar sus labores y sostener sus mundillos ávidos de hacer danzar a sus bolillos.

Los puestos venidos de distintos puntos de la geografía, Pamplona, Cuenca o Madrid, ofrecieron la posibilidad de adquirir desde lo más práctico a lo más novedoso, desde el imprescindible hilo o bolillo a las varillas de abanico más sofisticadas, incluso la oportunidad de lucir un bolillo de plata o tomar unas pastas sobre una bandeja con tu puntilla favorita grabada.

Una de las novedades que ha presentado este encuentro fue la creación de la figura de la Encajera/o del Año con la que se pretende hacer un merecido reconocimiento a esta labor y tradición segoviana, y a la persona que contribuye a mantenerla viva. Es por ello, que el Ayuntamiento de Fuenterrebollo nombró a Esther Maganto Encajera de Honor del 2018 y le hizo entrega de un obsequio conmemorativo, la reproducción de un bolillo en ébano e hilo de plata.