El tradicional desfile de peñas clausuró las fiestas de 2014

El alcalde cuellarano, Jesús García, hace balance positivo de los festejos de este año y confía en que sean valoradas por aficionados taurinos, vecinos y visitantes

0

Las fiestas en honor a Nuestra Señora del Rosario finalizaron dejando atrás cinco intensos días de encierros, peñas, almuerzos, festejos taurinos, chateos, música y buen ambiente.

En este instante, tanto el alcalde como los vecinos, aficionados taurinos y participantes de la fiesta reflexionan sobre su desarrollo, aspectos mejorables y puntos fuertes.

El alcalde cuellarano, Jesús García Pastor, es sin duda una de las personas más implicadas en la organización de las fiestas de la localidad que gobierna. Su balance total, un día después de su finalización, es “muy positivo”.

Los incidentes acaecidos en el encierro del lunes, en el que las reses cornearon a tres personas, entre las que se encontraba un joven cuellarano, han sido la parte más negativa; a pesar de ello, los partes médicos indican que todo evoluciona favorablemente.

El alcalde ha querido destacar también la dificultad en el traslado del ganado por el campo en todos los encierros, así como “la bravura, casta y pureza de las reses”, que, en su opinión, “ha dificultado enormemente el trabajo de los caballistas”. El regidor ha querido agradecer a todos los que han ido cerca del ganado, y que se ofrecieron voluntariamente a ello, su dura labor durante estos días. “Han hecho un trabajo encomiable”, asegura.

Precisamente esa dificultad en su traslado es la que hace referencia a la bravura de las reses, de la que Jesús García destaca como “de lo mejor que hemos visto en los últimos años”.

Los turistas ingleses y mejicanos que se han acercado a la localidad estos días han hecho llegar al alcalde el lado positivo de las fiestas, lo que también es un aspecto muy favorable, como afirma el propio regidor.

Ha querido destacar también la negatividad y “el desacuerdo continuado de algunas asociaciones, o personas que se refugian en asociaciones”, a las que dará una respuesta próximamente.

El objetivo de las fiestas, como así señala Jesús García, es “pasarlo bien, que la gente disfrute y hacer olvidar los problemas y dificultades que estamos viviendo durante unos días; por ello, el objetivo está cumplido con creces”.

Por otro lado, el alcalde asegura que los hosteleros con los que ha podido hablar, han mostrado su satisfacción. Existía descontento en algunos, dado que la mayor parte de los días de estas fiestas pertenecían al mes de septiembre, con el consecuente descenso de visitantes. No obstante, el nivel de afluencia no ha descendido tanto y los resultados han sido muy favorables.

Respecto a la feria taurina, el alcalde de la villa ha manifestado que no ha sido tan negativa como algunos colectivos, entre ellos los vecinos, comentan. Reconoce que ‘El Cid’ no se entregó lo suficiente, pero que el resto han sido bastante aceptables.

Albano Quintanilla ha querido manifestar también su opinión como corredor sobre los complicados encierros de estas fiestas.

Respecto a los encierros, cree que ha habido para todos los gustos: “Se ha disfrutado de carreras, y de los tradicionales encierros de Cuéllar, con toros que se vuelven”, asegura. No obstante, reconoce que le gusta este último tipo de encierros, pero “no se puede permitir, al ser toros de lidia”. Lo califica como contradictorio, porque “en la villa gusta eso, pero que sean toros de lidia nos condiciona a todos”.

En cuanto a su traslado por el campo no es partícipe de la gran cantidad de caballos que acompañan al ganado “para que luego se escapen porque solo dos caballistas intentan devolverlos al encierro”. Albano no suele acudir a la plaza de toros para ver los festejos, y a pesar de haber asistido a alguno este año, manifiesta que visto lo visto, “se me quitan las ganas”. Un cartel poco vistoso no ha conseguido atraer al público. Afirma que lo que ocurre en el ruedo durante los festejos taurinos es una consecuencia directa de la mezcla de los toros del encierro con los de las corridas. “Las reses del encierro acusan mucho el desgaste y cansancio de las carreras y el traslado”, comenta.

Otro tema polémico es el de las probadillas y sueltas de vaquillas. Como participante en las mismas, confirma que es casi imposible que los toros den juego. “Muchos compañeros ni siquiera salen al ruedo para demostrar que son malos”, manifiesta.

Pero no todo son críticas, Albano Quintanilla destaca el buen ambiente que ha reinado en la villa durante todos estos días. Las peñas han animado y contribuido a un clima de fiesta alegre y lleno de actividades.

En definitiva, las opiniones de los vecinos, participantes y gobernantes de la localidad son dispares. El comentario general que se ha oído durante el desarrollo de las fiestas ha sido de que los encierros han resultado complicados.

En cualquier caso, el ambiente ha sido inmejorable para todos, sin lugar a discusión. Desde el sábado en el pregón hasta el jueves en los fuegos artificiales, los cuellaranos han disfrutado de lo que para ellos marca el inicio y el fin del año, los Toros.