El sector de la madera pide un “plan de rescate urgente”

Las Comunidades de Villa y Tierra de Segovia y Valladolid analizan la situación tras el huracán que azotó las Landas (Francia) en enero.

1

Responsables de las Comunidades de Villa y Tierra de las provincias de Segovia y Valladolid se han reunido en Coca para analizar la situación del sector de la madera, después del huracán Klaus que azotó la zona de las Landas, en la región de Aquitania de Francia, que está afectando a los precios de venta de la madera en el mercado. En este sentido, los madereros castellanos reclaman un “plan de rescate urgente”. Los madereros afirman que la falta de ingresos procedente de su patrimonio forestal está poniéndoles “enn una situación al borde de la quiebra, pendiente de que se materialicen auidas directas para las mismas”.

En una nota remitida por el Ayuntamiento de Coca se expone que la crisis económica actual se está viendo agravada en el sector de la madera por el desastre del huracán Klaus, “que destruyó el 50 por ciento de las Landas, lo que supone que entre 40 y 70 millones de metros cúbicos de madera se encuentren en el suelo y sin posibilidad de mercado que los absorba”.

Según explican, el Gobierno francés ha diseñado un plan que ha dado soluciones inmediatas a la catástrofe, “para lo que solicitado ayudas de Bruselas para desastres naturales”. “Las medidas de Francia perjudican todo el mercado de la madera en España, ya que contemplan subvenciones al transporte de esa madera para distancias entre los 150 y 600 kilómetros o más, pagando el metro cúbico de estas últimas a 15 euros. El resultado es que la madera que se extrae en España en la actualidad se paga, y con suerte de que alguien la compre, a seis euros el metro cúbico, que es el mismo precio que les cuesta a los maderistas traer la madera desde Francia al centro de España”, añaden.

Además, el Gobierno francés “contempla un plan de movilización de esta madera que entre este año y 2018 recibirá subvenciones para almacenar esta madera en parques donde es humedecida con aspersores para que se conserve durante varios años, así como su inmersión en agua para que la madera no pierda ninguna de sus cualidades”.

Las Comunidades de Villa y Tierra concluyeron que Francia “utiliza dinero europeo de Bruselas para arreglar de forma legítima sus problemas, mientras que desde España no se toma ninguna medida para evitar que el problema francés se esté trasladando a territorio español”.

En el encuentro celebrado en Coca se acordó reunirse con responsables de la Junta de Castilla y León, las administraciones locales, administraciones forestales, responsables del Ministerio de Medio Ambiente y del de Presidencia, así como con los eurodiputados de los diferentes partidos políticos. En este sentido, las Comunidades piden un “plan de rescate urgente” para estas entidades, para evitar “el hundimiento durante varios años del mercado”.