El PSOE culpa al PP del ‘cierre’ de la UPD, que desaparece del Presupuesto

Los diputados populares aprueban las cuentas para 2010, de 54,3 millones de euros, que los socialistas no apoyan al entender que “no responden” a las necesidades de la provincia

La Unidad de Promoción y Desarrollo (UPD) fue uno de los ejes sobre los que giró el pleno “de Presupuestos 2010” de la Diputación, ayer celebrado, al criticar el PSOE su “desaparición” en el año que mañana comienza. El portavoz de los socialistas, Juan José Sanz Vicente, pidió reiteradamente a la corporación que “si creemos en ese proyecto (UPD), mantengámoslo, aunque haya que hacer un esfuerzo”. Su insistencia en el asunto no logró convencer a los diputados populares, que se escudaron en que la existencia de la UPD quedaba vinculada a una subvención que la Diputación recibía de la Junta, argumentando el portavoz del PP, José Antonio Sanz Martín, que “esa fuente de ingresos ha dejado de existir” y, en la precaria situación de la entidad en 2010, a causa del descenso de ingresos, el Equipo de Gobierno “se ha visto en la obligación de establecer prioridades”, entre las que, por lo visto, no figura la Unidad de Promoción y Desarrollo.

Más allá de la discrepancia a costa de la UPD, el PP sacó adelante con sus votos —y la oposición del PSOE— un Presupuesto para 2010 de 54.396.000 euros, una cifra levemente inferior a la de 2009 (58,7 millones), aunque en el transcurso del debate los populares mostraron su confianza en aprobar durante el transcurso del año una modificación presupuestaria que incremente la cantidad antedicha, de forma que al final la reducción sea solo de un 0,3% con respecto al ejercicio precedente.

A la hora de defender el Presupuesto 2010, el presidente de la Diputación, el popular Javier Santamaría, partió de que la mala situación económica no se puede circunscribir a la provincia de Segovia, agregando que “lamentablemente, las circunstancias han empeorado en el último año”. A ese respecto, aclaró que el deterioro de la situación a nivel nacional “salpica” a la Diputación, que en 2010 recibirá un mínimo de seis millones de euros menos de las arcas del Estado que en 2009. Tras exponer ese panorama, Santamaría dijo que su equipo ha elaborado unos Presupuestos “de contención”, en los que la oferta de empleo es “prácticamente inexistente” y la subida salarial mínima, de un 0,3%. No obstante, presentó como un logro el mantenimiento de las inversiones en los pueblos.

La visión del portavoz socialista resultó opuesta. Sanz Vicente estimó que los Presupuestos “no responden a las necesidades” de la provincia. “¿Se ayuda a paliar la pérdida de empleo?; creo que no. ¿Ayuda a mejorar las infraestructuras básicas?; creo que no”, resumió el diputado socialista. Desde las filas del PSOE se presentaron varias enmiendas a los Presupuestos, dirigidas a dotar de cuatro millones de euros a un Plan Extraordinario de Obras, a través de una operación de crédito. Además los socialistas pidieron que con el remanente de Tesorería se dotara de 300.000 euros el fondo para gastos corrientes de municipios y de cantidad similar el Plan Especial de Obras y Servicios. Estas tres propuestas fueron rechazadas por los populares, lo que llevó al PSOE, en la línea ya anunciada, a votar en contra de los Presupuestos.

Entre los puestos de trabajo de nueva creación para el año 2010 figura un gestor del Plan Estratégico, asunto que fue objeto de discordia entre el PP y el PSOE. Los socialistas criticaron que tal puesto se integre en el listado de “personal eventual de confianza”, ya que para Sanz Vicente “quedará al albur de las vicisitudes políticas”. Desde el PP, su portavoz, José Antonio Sanz Martín, dijo que el Equipo de Gobierno estudió “minuciosamente” la fórmula para la contratación del gestor, desestimando finalmente que dicha plaza saliera en la oferta de empleo para 2010 ya que, en caso de elegir tal opción, el puesto debería cubrirse de forma interina, extremo no deseado por el PP. La respuesta de Sanz Vicente fue contundente: “Existen suficientes figuras de contratación con permanencia en el tiempo para que el gestor del Plan Estratégico no quede lastrado por ser personal eventual de confianza”.

FuenteG. H. 
Compartir