El pleno aprueba el futuro escudo y bandera locales

El Ayuntamiento ha remitido la propuesta al Cronista de Armas de la Junta de Castilla y León.

814

El Ayuntamiento de Vegas de Matute aprobó en pleno la memoria histórica justificativa que contiene el dibujo-proyecto del futuro escudo y bandera municipales. Un trabajo diseñado y redactado por la empresa sepulvedana Tuco Naturaleza y Patrimonio, encargada de su redacción, cuya propuesta ha sido aprobada por la corporación una vez superado el periodo de exposición pública de la misma, sobre el que no se ha obtenido ninguna reclamación. De esta manera, la propuesta ha sido remitida al órgano asesor de la Junta de Castilla y León, el Cronista de Armas, para que emita un informe al respecto.

El contenido del trabajo ha sido realizado por Diego Conte Bragado, quien para elaborar el escudo ha contado con la colaboración de los ilustradores Manuel Gómez Cía y Diego Conte Peralta.

El estudio, en una primera parte, consta de una justificación histórica muy interesante. Los indicios del origen del pueblo se remontan a un lugar llamado Matute, incluido en el Sexmo de San Martín, despoblado desde el siglo VIII. “Situado en el lugar donde hoy se alza la ermita de Nuestra Señora de Matute”, recoge. A finales del siglo XIII, había una torre y propiedad Real que “fue donada a Gómez Rodríguez por el Rey Fernando IV”, unas reseñas que en años y siglos sucesivos marcarán el Señorío de Vegas lo que distinguirá el origen señorial del pueblo, ostentado por el linaje de los Segovia, con un árbol genealógico formado por más de 16 caballeros en más de cinco siglos de linaje.

Como municipio serrano, situado próximo a la Cañada Real Soriana Occidental, la lana constituía un referente de progreso, “en el siglo XVIII pervivían dos esquileos en los que se esquilaban anualmente 4.000 ovejas”. Otra de las incidencias relevantes, “marcada por la bonanza económica, el auge demográfico y la necesidad de los Señores de Vegas y su aproximación a la corona”, subraya, es la construcción de la iglesia de Santo Tomás de Canterbury (realizada sobre la antigua capilla de San Pedro), una iglesia declarada Monumento Nacional en el año 1974, proyectada por Rodrigo Gil de Hontañón, que en su interior cuenta con los escudos del Señorío.

De gran importancia también fue la producción de cal, con un conjunto de hornos que estuvieron funcionando alrededor de cinco siglos y que recientemente se han restaurado y convertido en el conocido parque etnográfico de El Zancao. De ellos salía la cal que abastecía al Monasterio del Escorial entre otros. Junto al Zancao se sitúa el arroyo del mismo nombre, sobre el que en el siglo XVII se construyó un acueducto, para conducir el agua a los tres pilones distribuidos por el municipio, así como a las casas señoriales del pueblo, al Palacio Viejo (XVI, situado junto a la iglesia), el Palacio Nuevo y el Castillo. La abolición de los señoríos en el siglo XIX, supuso la posterior llegada del Concejo de Vegas de Matute, a través del que se obtuvo la independencia administrativa y jurídica y se convirtió en municipio.

Entre algunas de las fuentes consultadas en el proyecto se mencionan a A.Ceballos Escalera; M.Muñoz y P. Shenell; María T. Fernández Mota; M.Moreno Alcalde; A.García Sanz; Pedro Luis Siguero o E. Redondo Martínez, entre otros.

Siglos de señorío.- El historiador Jesús Larios en su estudio Nobiliario de Segovia, de 1956, dedicó un apéndice a la genealogía de los Segovia en Vegas de Matute, cuya línea de sucesión es la siguiente: Gómez Rodríguez de Segovia (-I-, Señor de la Casa Torre y Pechos del Monte); Garci Gómez de Segovia (-II-, Procurador por Segovia y alférez del príncipe don Juan); Sancho Gómez de Segovia (-III-, alcalde mayor de la Mesta por el Rey Alfonso XI); Gil Velazques de Segovia (-IV-, consejero del Rey Pedro I y embajador en Aragón); Fernán Sánchez de Segovia (-V-, procurador de Segovia y alcalde mayor de la Mesta); Peri Bañez de Segovia (-VI-, regidor de Segovia y capitán de las tropas de Juan II); Juan Segovia Tobar (-VII-); Pedro Martínez de Segovia (-VIII-, caballero de la orden de Calatrava); Juan de Segovia (-IX-, mayordomo del Rey Fernando IV), Juan de Segovia (-X-, conocido como el de Valdeprados, luchó en la guerra de Granada junto a los Reyes Católicos); Pedro de Segovia (-XI-paje de la Reina Isabel la Católica); Juan de Segovia (-XII-, procurador por Segovia y Comendador de la orden de Santiago); Peri Bañez de Segovia (XIII); Juan de Segovia Ibáñez-XIV-); Pedro de Segovia Ibáñez (-XV-, se casó con Isabel de Leguizamón, que era señora del Castillo); Pedro de Segovia Ibáñez de Leguizamón (-XVI-, caballero de Calatrava) y por último Pedro Ibáñez de Leguizamón (-XVII- en 1661 accedió al título de vizconde de las Vegas y se le concedió el de Marqués de Gramosa).

La cruz de Calatrava y los hornos.- En base al estudio de investigación realizado se han diseñado el escudo y bandera municipales. El escudo de armas, ilustrado por Manuel Gómez Cía, está timbrado por la corona Real y en su cuerpo partido por un lado en la parte superior aparece la cruz de Calatrava, representando las armas de los Segovia sobre fondo azul celeste; y en la parte inferior, una representación de uno de los hornos de cal adaptado a la simbología heráldica, sobre el fondo verde. Por su parte la bandera es de color verde, distinguiendo el color predominante en el paisaje del término municipal, con asta rematada en pomo y situado en el centro el escudo municipal./foto: ÁLVARO pinela / tUCO