El obispo de la Diócesis inauguró la iglesia recién remodelada

Fomento ha invertido cerca de medio millón de euros en las obras de restauración.

0

El obispo de la Diócesis, Ángel Rubio, inauguró ayer con una homilía concelebrada las obras de restauración de la iglesia de Bernuy de Porreros.

A la ceremonia asistieron también el delegado territorial de la Junta, Luciano Municio; la alcaldesa del municipio, Yolanda Benito Muñoz; y el jefe del servicio territorial de Fomento, José Antonio Arranz Aguirre; así como numerosos vecinos.

Las obras de la segunda fase de restauración de la iglesia de Bernuy de Porreros, dedicada a Santiago Apóstol, han requerido la inversión de más de medio millón de euros, aportados por la Administración regional.

En concreto, la Consejería de Fomento ha invertido 545.639,31 euros en los trabajos de esta obra que ha incluido también una intervención para la adecuación del entorno del monumento. En total se ha actuado en 506 metros cuadrados de los 697 metros cuadrados que ocupa el conjunto parroquial completo, lo que da idea de la importancia de las obras realizadas. En la primera fase de la restauración ya se acometieron los trabajos correspondientes a la cabecera y torre de la iglesia.

Las obras del proyecto de restauración de comenzaron en febrero del pasado año y están incluidas en el Programa de Actuaciones de la Dirección General de Vivienda de la Consejería de Fomento en desarrollo del Plan General de Vivienda y Suelo de Castilla y León 2002-2009.

El proyecto de restauración llevado a cabo ha incluido la rehabilitación de la fachada de poniente y la recuperación de la plaza pública mediante la demolición de las construcciones adosadas a mediados del siglo XX en la cara oeste. De esta manera, se han descubierto los arcos y la antigua portada, así como los espacios libres que se encontraban a los pies del templo.

También se ha procedido a la restauración del atrio románico, que presentaba un importante y preocupante desplome debido a los empujes horizontales del peso de la cubierta y a la falta de trabazón con otros muros, para ello se ha eliminado el contrafuerte provisional de la fachada, consolidando los arcos con un zuncho perimetral de hormigón armado, y recuperando el arco lateral. Por último, se ha colocado en el atrio un cristal antivandalismo.