El nacimiento de Encinillas y el del CRA de Ayllón conquistan al jurado

La asociación Santa Bárbara, de Tanarro, gana el premio Artesanal, gracias a un belén hecho con figuras de ganchillo y en categoría Exhibición Escolar se impone el IES de Carbonero

14

Fue complicado elegir a los merecedores de los premios del Concurso Provincial de Belenes de la Diputación. Así lo asegura el jurado que tuvo que evaluar a los candidatos para hacerse con los distintos reconocimientos. Tras un periplo por las sedes de los diferentes belenes candidatos, en un viaje por la provincia que comenzó alrededor de las 9,00 de la mañana y finalizó diez horas después, el jurado designado por el Área de Asuntos Sociales y Deportes de la Diputación estimó que el premio al Mejor Belén en la categoría Popular debía ser para el Ayuntamiento de Encinillas y aquel destinado al Mejor Belén en la categoría Escolar para el CRA Ayllón. El jurado quedó muy satisfecho y sorprendido por la originalidad y la creatividad con las que habían sido elaborados y colocados los diferentes belenes, pero destacó, sobre todo, el confeccionado por los vecinos de Encinillas. Hecho de cartón y papel de periódico, al belén ganador en la categoría Popular no le falta detalle alguno; desde los pollos y las gallinas picando grano, hasta un búho vigilante sobre la escena navideña, sin olvidar un río con peces, con la dificultad añadida que conlleva crear un belén en el que cartón y agua convivan.

Además, el jurado valoró de forma muy positiva, concediéndole el Premio a la Elaboración Artesanal, al belén realizado por la Asociación Santa Bárbara de Tanarro, un pequeño pueblo del norte de Segovia cuyos habitantes se reunían prácticamente a diario para ir elaborando con ganchillo cada una de las figuras de un belén dividido en siete escenas. Como curiosidad, éste es el único belén de entre los finalistas que no está colocado sobre una estructura, ya que como explican sus creadoras, los episodios del nacimiento, el castillo de Herodes, el camino de los Reyes o las lavanderas en el río, cuelgan de la pared por si a algún ratón se le ocurre entrar en la cabaña donde está ubicado el Belén y tirar de la lana.