El IES Cauca Romana fomenta la investigación histórica con un premio

Cuatro alumnos se llevaron el galardón “Emilio de Diego” en las diferentes categorías

7

El salón de plenos del Ayuntamiento de Coca acogió la semana pasada el fallo del I Premio “Emilio de Diego”, nacido de la generosa donación del historiador segoviano que lleva su nombre, de la colaboración del Ayuntamiento, y de la organización del instituto Cauca Romana, cuyo objetivo es ser un estímulo intelectual para que los alumnos se inicien en la investigación histórica.

En la modalidad A, para 1º y 2º de ESO, la ganadora fue Henar Orcha Casado, por su trabajo “La Guerra de la Independiencia”, que se llevó un diploma, un libro y 50 euros. También hubo una mención de honor de la modalidad A para María de Santos Rubio, por “El Siglo de Oro español”.

Los ganadores ex aequo de la modalidad B para 3º y 4º de ESO fueron: Laura Galán Palomares e Irene Martínez Galán, por su trabajo “Sanidad en Coca durante los siglos XIX y XX”; y Luis Pascual González, por “Historia del sindicalismo en España”. El premio consistió en un diploma, libro y 150 euros.

El ganado de la modalidad C, para 1º y 2º de Bachillerato, consistente en un diploma, libro y 300 euros, quedó desierto.

El director del instituto Cauca Romana, Jesús Herrerín, subrayó en su intervención cómo “la curiosidad, a diferencia de otros animales, es una necesidad de los primates, y por tanto una necesidad humana”. Por su parte, Emilio de Diego dirigió a los asistentes unas conmovedoras palabras llenas de agradecimiento, señalando cómo “el conocimiento de la historia nos hace más libres”. Emilio de Diego mostró su agradecimiento a los participantes y a la organización.

Primer curso académico 1952-1953

El alcalde de Coca, Juan Carlos Álvarez, cerró el acto, emplazando a los alumnos a próximas convocatorias.

Por otro lado, Emilio de Diego recordó que hace poco más de 57 años, en el mismo salón de plenos de Coca, el 18 de enero de 1952 se inauguró el primer curso académico 1952-53 del Instituto Laboral Francisco Franco. Un día después, 53 alumnos comenzaban las clases de primer curso.

“Podemos afirmar que tanto el capital técnico como el capital humano del instituto siguen siendo inmejorables. Si bien desde su fundación como Insituto Laboral, el centro se caracterizó por estar a la vanguardia en cuanto a dotaciones, hoy en día el instituto Cauca Romana es uno de los centros más avanzados de España en cuanto a la implantación de nuevas tecnologías”, explicó el De Diego.

Desde su fundación, el claustro de profesores tuvo muy claro, según destacó Emilio de Diego, “que el centro debía ser un revulsivo económico, social y cultural en su entorno. En esta línea debemos incluir actuaciones tan enriquecedoras como el I Ciclo de Conferencias de la comarca, etc.”.

Por ello, se ha promovido el Premio “Emilio de Diego” con varios objetivos: motivar al alumnado hacia la investigación histórica y el conocimiento de su pasado, inculcar valores como el esfuerzo, el compromiso y el afán de superación, fomentar el espíritu crítico de un alumnado inserto en una sociedad cada vez más mediatiazada, y valorar y reconocer el trabajo bien hecho.