El folclore atrae

El Museo del Paloteo ha recibido cerca de 1.500 visitantes en su primer año de vida, habiendo desarrollado además un amplio abanico de actividades

0

Hoy hace un año quedó inaugurado el Museo del Paloteo de San Pedro de Gaíllos, un centro creado con el doble objetivo de dinamizar cultural y económicamente la localidad. Un año después, su responsable, Arantxa Rodrigo, dice estar “satisfecha” con el trabajo realizado en este tiempo.

En el arranque del Museo del Paloteo se fijaron como tareas principales del personal la atención al público y la promoción del centro. En ambos casos, el balance de un año es “positivo”.

El número de visitantes ronda los 1.500, una cifra que, aunque de inicio pueda parecer baja, resulta “un éxito” para un pueblo como San Pedro de Gaíllos. A Rodrigo, más que el número, la preocupan “las sensaciones” del público una vez acabada la visita. Para la mayoría, el Museo del Paloteo “es una sorpresa agradable”, según la expresión de su responsable, convencida de estar dando pasos firmes que deriven en una consolidación del centro.

La labor de promoción ha sido lenta pero fructífera. “Los resultados se verán a largo plazo”, pronostica Rodrigo. Entre otras acciones, desde el Museo del Paloteo se cursó invitaciones a todos los alojamientos de turismo rural de la comarca para que sus propietarios acudieran un día —en el pasado mes de diciembre— a conocer las instalaciones, de cara a que pudieran presentar el centro como otra alternativa de ocio para los turistas. “El Museo del Paloteo tiene calidad suficiente para ser un buen producto turístico en esta zona”, sentencia Rodrigo.

El Museo del Paloteo ha atendido, principalmente, grupos. En su intención de dar a conocer el folclore segoviano, promovió un programa para escolares titulado “Danzas, palos y otras artes”, por el que han pasado numerosos alumnos de la comarca. Aunque, en este primer año, dicho programa se ha centrado en alumnos de 5, 6 y 7 años, Rodrigo insiste en que puede adaptarse a todos los niveles. Además, el Museo del Paloteo ha recibido la visita de diversas asociaciones que, curiosamente, complementan su recorrido por las instalaciones con un pequeño taller de paloteo. Entre estas asociaciones, Rodrigo recuerda en especial una de un grupo de disminuidos psíquicos, para el que tuvo que adaptar el recorrido.

En cualquier caso, Rodrigo subraya que el Museo del Paloteo forma parte de un entidad más amplia, el Centro de Interpretación del Folclore y la Cultura Popular de San Pedro de Gaíllos, cuya actividad no ha mermado desde la inauguración del espacio expositivo.

Así, cuenta con una Escuela de Música, que ofrece enseñanza de dulzaina y tamboril, además de talleres de canto y percusión. El Centro de Interpretación publica, desde su creación, una revista trimestral de contenido etnográfico, ‘Lazos’, que va por el número 26. “Tardes para la Tradición” es otra de sus actividades, que desarrolla en la residencia de mayores de San Pedro de Gaíllos. Y, por si todo lo anterior era poco, en la trayectoria del Centro de Interpretación aparece la organización de cinco ediciones del festival “Planeta Folk”, que tiene lugar en el mes de agosto, y durante el cual se presentan manifestaciones culturales de otras regiones y países.

El hecho de que el Centro de Interpretación quiera velar por la conservación y la divulgación de la sabiduría heredada de pasadas generaciones no significa que no mire al futuro.

De hecho, ahora está trabajando en numerosos proyectos. Uno de ellos es la organización de talleres de animación a la lectura, que deberían dar comienzo el próximo curso escolar. Rodrigo quiere reivindicar el valor de la tradición oral, de los cuentos narrados a la luz de la hoguera…

Por otra parte, el Centro de Interpretación ha logrado su inclusión en los ‘Circuitos Escénicos’ de la Junta de Castilla y León. Como consecuencia, a partir del mes de julio acogerá cada mes la actuación de un grupo artístico de primer nivel.

Finalmente, Rodrigo tiene en mente la publicación de una colección de cinco cuadernos etnográficos dedicados a la danza de palos. De momento, este proyecto está “en el cajón”, a la espera de conseguir que alguna entidad pública o privada colabore en su publicación.