El Ayuntamiento pide a CHD y Junta que apoyen las obras de mejora en el azud del río Viejo

El teniente de alcalde de la villa, Alfonso Martín, solicita a ambas administraciones “que se mojen” en la ejecución del recrecimiento

2

El Ayuntamiento de Turégano ha pedido, por boca de su teniente de alcalde, Alfonso Martín, que las administraciones públicas “dejen de pasarse la pelota” y acometan, de una vez, el proyecto de recrecimiento del azud del río Viejo, largamente anhelado por la ‘Mancomunidad del río Viejo’, que integra a varios municipios de la comarca.

Después de que la Confederación Hidrográfica del Duero anunciara en los últimos días su intención de emprender a lo largo de 2010 diversos proyectos en la provincia de Segovia tendentes a solucionar problemas de abastecimiento de agua, Martín se pregunta por qué el azud del río Viejo no figura en esa lista de inversiones, sospechando que la omisión puede estar relacionada con el color político de la mayoría de los ayuntamientos de la mencionada mancomunidad, gobernados por el Partido Popular.

El problema es como el nombre del río: Viejo. A inicios de la pasada década de los 70, la CHD aprobó una concesión de agua de dicho río a varios pueblos segovianos, situándose la toma en término municipal de Collado Hermoso. Durante años se aprovecharon del agua la decena de pueblos pertenecientes a la ‘Mancomunidad del río Viejo’, además de Collado Hermoso. El agua, en principio abundante, fue escaseando a medida que pasaba el tiempo. “El río viene cada vez con menos agua”, afirma, tajante, Martín. Los motivos pueden resultar múltiples. Entre ellos siempre se destaca el declive generalizado de los ríos. Por otra parte, la población ha ido incrementando —sobre todo en verano— en varios pueblos de la ‘Mancomunidad del río Viejo’, con especial relevancia en Sotosalbos y Carrascal de la Cuesta.

Así las cosas, en los últimos veranos ha sido necesario recurrir a cisternas para garantizar en estos dos últimos pueblos el consumo de agua a la población. Ahora, Martín dice tener claros tanto el problema como la solución. “El río Viejo prácticamente no tiene azud, es una minúscula toma de agua, y lo que se requiere es una pequeña presa”, defiende el teniente de alcalde de Turégano.

Aunque, desde el punto de vista de Martín, la solución es “fácil”, diversas circunstancias han impedido hasta la fecha su ejecución. “Queremos una pequeña presa para evitar que el agua se pierda y tener así un remanente”, explica el número 2 del Ayuntamiento de Turégano, que advierte que su municipio “no pide una gran obra hidraúlica” sino una infraestructura modesta, cuyo presupuesto sería “el chocolate del loro” con respecto a otras inversiones que realiza la CHD. Además, Martín insiste en que la orografía de la zona donde se sitúa la toma de agua facilitaría la obra, que a su juicio tampoco tendría problemas para superar los trámites medioambientales, puesto que la Junta ha aceptado las alegaciones presentadas por la ‘Mancomunidad del río Viejo’ a este respecto con motivo de la reciente tramitación para la declaración de una figura de protección de la Sierra de Guadarrama.

“La Junta ya ha anunciado que asumirá la parte proporcional del proyecto que corresponda a los ayuntamientos, ahora solo hace falta que se moje la CHD”, resume Martín, convencido de que, aunque en esta época no hay problemas de abastecimiento, “en cuanto llegue el mes de julio se repetirá la situación de años anteriores”.