El obispo pide a los sacerdotes que den el 10 por ciento de su sueldo a los parados

El obispo de Segovia, Angel Rubio Castro, ha pedido hoy a los sacerdotes de la diócesis que destinen la décima parte de su salario correspondiente al mes de mayo para las familias en paro o en situación económica grave.

El obispo de Segovia, Angel Rubio Castro, ha pedido hoy a los sacerdotes de la diócesis que destinen el 10 por ciento de su salario correspondiente al mes de mayo para las familias en paro o en situación económica grave, como “signo testimonial” de los presbíteros de la provincia hacia las personas que padecen dificultades derivadas de la actual situación de crisis económica.

El prelado segoviano ha formulado esta propuesta en la homilía de la Misa Crismal , que anualmente convoca en Catedral a los más de 120 sacerdotes diocesanos de la provincia al inicio de la Semana Santa en una solemne eucaristía en la que ha participado también el obispo emérito de Segovia, Luis Gutiérrez Martín.

Rubio Castro ha agradecido la labor “silenciosa, eficaz, alegre y generosa” de los sacerdotes de la provincia a favor de los católicos, y les ha invitado a vivir “en pobreza, crecer en oración y preparar la predicación” como normas fundamentales de su ministerio sacerdotal.

En este ámbito, el obispo ha enmarcado su propuesta de que los sacerdotes cedan a los parados y a las familias con dificultades económicas el 10 por ciento del salario correspondiente a la nómina del próximo mes de mayo como “signo testimonial del presbiterio diocesano fruto de la caridad que nos exige el Padre en la celebración de la Eucaristía ”.

Además, ha explicado que la donación se realizará a través de Cáritas Diocesana y ha pedido a los sacerdotes que “libremente” determinen la forma de hacer realizable este proyecto, del que existen precedentes en otras diócesis españolas.

En la celebración de la Misa Crismal , el obispo procedió a la consagración del Santo Crisma y a la bendición de los óleos de los catecúmenos y los enfermos, que será empleado para la administración de los sacramentos en las parroquias de la diócesis. Asimismo, los sacerdotes diocesanos renovaron sus promesas de fidelidad realizadas el día de su ordenación.

FuenteM.G. 
Compartir