El delegado territorial lee una de las señales del yacimiento. / el adelantado
El delegado territorial lee una de las señales del yacimiento. / el adelantado
Publicidad

El delegado territorial, Javier López-Escobar, ha visitado en Aguilafuente la señalización didáctica que ha realizado la Junta de Castilla y León en el yacimiento de la villa romana de Santa Lucía. El alcalde de Aguilafuente, Jesús Ballesteros, y la jefa del Servicio Territorial de Cultura y Turismo, Ruth Llorente, han acompañado al responsable de la Administración regional en el recorrido llevado a cabo para conocer el proyecto con el que se complementan los recursos didácticos del Aula Arqueológica de Aguilafuente y se incrementa la difusión del patrimonio y el atractivo turístico de la zona. La actuación ha contado con una inversión de 13.068 euros, cofinanciados con Fondos FEDER.

Los mosaicos romanos aparecidos en las excavaciones de los años 70 en el yacimiento romano de Santa Lucía se encuentran actualmente expuestos en el Aula Arqueológica de la antigua iglesia de San Juan de Aguilafuente, un centro cultural que se puso en marcha gracias a la firma de un convenio específico de colaboración entre la Junta y el Ayuntamiento para la difusión social del yacimiento arqueológico.

En 1993, la Junta de Castilla y León intervino en los restos de la villa con un proyecto de limpieza, consolidación y conservación, y en este momento es el Ayuntamiento de Aguilafuente el que ha asumido la ejecución de los trabajos para la adecuación de una zona de recepción y aparcamiento, de un recorrido peatonal y, especialmente, una nueva actuación de limpieza, acondicionamiento y protección de los restos arqueológicos.

Como complemento a estas actuaciones, la señalización de la villa romana de Santa Lucía se ha planteado como una intervención necesaria para dinamizar un itinerario arqueológico que se sustenta en los recursos didácticos de las instalaciones del Aula y en las actividades que en ella se desarrollan, además de facilitar la visita directa al propio yacimiento arqueológico.

La empresa adjudicataria de los trabajos ha sido Sercam que, con este proyecto, ha conseguido avanzar en la difusión del rico patrimonio histórico de Aguilafuente, porque el papel que un correcto sistema de señalización desempeña contribuye a la protección y conservación de ese patrimonio y también aporta elementos que potencian el turismo cultural en la zona.

La villa romana de Santa Lucía se conoce desde el siglo XIX. En 1968, en el marco de la denominada ‘Misión Rescate’, se realizó una serie de remociones del terreno, con el objetivo único de recuperar sus mosaicos, de los que había referencias en la localidad. Los primeros trabajos arqueológicos con rigor científico se iniciaron en 1972, dirigidos por Rosario Lucas y Vicente Viñas y documentaron parcialmente los restos de un asentamiento rural de finales del siglo I, sobre los que ya en el siglo IV se construyó un gran edificio cuyos restos pueden contemplarse en la actualidad.

A partir del siglo VI se suceden otras ocupaciones de este espacio. Fue utilizado como lugar funerario de la población visigoda del entorno, posteriormente se localiza en el espacio de la villa un asentamiento medieval y la última fase de ocupación histórica del lugar está relacionada con la localización en él de la desaparecida ermita de Santa Lucía, que da nombre al paraje.