Mesa inaugural del Congreso de Horticultura, con la presencia del director de Glus I y Magdalena Rodríguez, diputada de Prodestur. / c. núñez
Publicidad

Más de 200 personas se dieron cita en el Restaurante El Henar, en Cuéllar, para la celebración del VI Congreso de Horticultura al Aire Libre. El evento es una cita obligada para expertos, agricultores y todos los agentes relacionados con este sector, y por ello realizan especial esfuerzo en su organización la cooperativa Glus I, la Revista Tierra y Asoprofit.

Desde primera hora fueron llegando los participantes, mientras se dio la bienvenida a todos por parte de José Julio Pascual, nombrado recientemente director de la Sociedad Cooperativa del Campo Glus I de Cuéllar. En esta mesa de recepción se encontraban Fernando de Paz, director de la revista Tierra, acompañado, entre otros, por Magdalena Rodríguez, diputada de Prodestur. Fue ella la principal defensora de encuentros como este “que funcionan, lo que quiere decir que es positivo y debe realizarse”. Principalmente puso de relieve la importancia de la horticultura en la fijación de población, como objetivo fundamental de la Diputación de Segovia en consonancia con la Junta de Castilla y León. La meta es lograr combatir la despoblación y el sector hortícola es una herramienta clave en ello.

A sus palabras le siguieron las de director general de Infraestructuras Agrarias, Óscar Sayagés, que ensalzó la trayectoria de la Cooperativa cuellarana, con más de 20 años de experiencia y facturación de 16 millones de euros al año. También felicitó a Asoprofit por su lucha contra las principales enfermedades que atacan al sector. La zanahoria es la principal afectada y este foro sirvió para compartir experiencias y estudios realizados incluso en la Universidad de Valencia, con materias que pueden suponer un avance para acabar con ellas y salvar mayor producción agrícola que se ve afectada. Antes, el director comentó la importancia de la horticultura en Castilla y León, un sector que va “a una velocidad de vértigo en cuanto a novedades”. España sigue siendo líder en producción hortícola, con Castilla y León a la cabeza, moviendo 133 millones de euros al año, 360 si se suma fruta y patata. “Somos referentes, somos los mayores productores de puerro con el 51% de España, y segundos de zanahoria, con el 47%”, anunció. Uno de los datos más llamativos es el de la incorporación de 272 jóvenes al sector, “lo que significa que hay futuro y que hay que seguir innovando”.

RETOS Los retos más destacados en esta jornada fueron la situación sanitaria, tratada en varias ponencias. Se busca “apuntalar” la situación gracias a Asoprofit y su lucha contra las enfermedades, y con el aval de los controles anuales de la Junta de Castilla y León. Estos son los que permitirán continuar con las exportaciones a países clásicos como Portugal, Francia e Italia, y la consecución de nuevos que permitan crecer y explotar el diferencial. Por otro lado, la producción sostenible se atisba como la directriz a seguir en el sector hortícola. “Producir más con menos” es la máxima y la premisa: más con menos agua, más con menos feritilizantes y más con menos fitosanitarios. Agricultores y técnicos están concienciados de buscar soluciones biológicas que reduzcan el uso de estos elementos para ponerse al nivel que demandan países vecinos.

La producción ecológica es otro gran punto en el horizonte más cercano de la horticultura, y es “la demanda real de los consumidores”. Se han dispuesto muchas ayudas económicas para acercase a este tipo de producción, que ya se está imponiendo.
Ingenieros, investigadores, biotecnólogos y técnicos trataron todos los temas referidos a estos retos que se presentan. Se dieorn neuvas soluciones para la snaidad de las hortalizas según los resultados del proyecto de investigación de ITACYL y Asoprofit para evaluar y resolver el impacto d elos neuvos problemas sanitarios en los cultivos hortícolas de Segovia y Valladolid, a la vez que se habló de nuevos avances sobre el Candidatus Liberibacter, que afecta directamente a las zanahorias. Vacunas, nuevos fungicidas y fertilización sostenible y riego “a la carta”ocuparon la jornada, abriendo este tipo de cultivos a los nuevos avances que ofrece la tecnología, primordial, aunque pueda parecer lo contrario, en el campo y en la comarca.

En conclusión, se trata de un sector muy preparado “con pequeñas debilidades a salvar”, como se citó en el congreso, en el que hubo mucha presencia de jóvenes incorporados al sector y un ambiente de ansia por progresar y adaptarse a las exigencias de mercado y modelo productivo.