El mantenimiento de la red viaria provincial se realiza cada verano para mantener seguras las carreteras. / El Adelantado
Publicidad

Operarios del Servicio de Obras e Infraestructuras de la Diputación están llevando cabo el segado en los arcenes de los 1.234 kilómetros de vías que componen la red provincial, una tarea que se repetirá a partir del próximo mes de septiembre y hasta noviembre en cunetas y contra cunetas. Las labores se están realizando con tres tractores dotados de sendas desbrozadoras de brazo articulado.

Se trata de una de las acciones que persiguen evitar el desmesurado crecimiento de vegetación en los márgenes de las carreteras, que de no impedirse afectaría a la visibilidad de los conductores y constituirían un elemento de riesgo de incendio.

El segado de arcenes y cunetas, junto con las podas y las talas de arbolado, forman parte de los trabajos en la vegetación que conlleva el mantenimiento de las vías provinciales.
Las podas se realizan en las zonas de arbolado cercanas o aledañas a las carreteras para mejorar su seguridad y centran los trabajos que realiza el Servicio durante los primeros meses de cada año.