Cada año es más numeroso el grupo de vecinos y visitantes que se visten con trajes de la época del Barroco. / kamarero
Publicidad

Malabares, músicos, artesanos, juglares, cortesanos, plebeyos y hasta soldados de la Guardia de Corps, inundaron ayer las calles del Real Sitio de San Ildefonso, que durante este fin de semana recrea el esplendor del siglo XVIII con su ya consolidado Mercado Barroco, “19 años disfrutando de la hospitalidad del Real Sitio”, como afirmaba hoy el actual alcalde granjeño, José Luis Vázquez. El calor ha acompañado desde primera hora de la mañana a los más de cien artesanos que muestran y venden sus productos en varias calles de La Granja, que confluyen en la plaza de Los Dolores, punto central de los numerosos espectáculos teatrales, musicales y mágicos que a lo largo de este fin de semana tienen lugar en el ‘barrio bajo’ de La Granja.

Los más madrugadores hacen sus compras a partir de las once de la mañana, hora en que los artesanos abren sus puestos, y desde entonces y hasta mañana cerca de las doce de la noche, el bullicio y el ambiente del siglo XVIII se respira en la calle, por la que al mediodía se han paseado nobles, cortesanos y plebeyos, visitando a todos los artesanos y saludando a los vecinos que también se han ataviado con los trajes de la época. Al mediodía los puestos de artesanos bullen de compradores y curiosos que aprovechan este tipo de mercados para comprar productos únicos de bisutería, bolsos, alimentación, ropa, cristal, madera, etc. También se puede hacer un alto en el camino y tomarse una cervecita, un vino, o un refresco en los numerosos puestos que se ubican en las calles De la Reina, Valenciana y plaza de Los Dolores, por las que este año se extiende el Mercado Barroco.

Uno de los momentos álgidos del Mercado es el de la inauguración del Mercado, con la aparición en el escenario de la Plaza de Los Dolores de todos los personajes del XVIII que estos días se pasean por las calles de La Granja, acompañados del alcalde “gobernador” del Real Sitio, José Luis Vázquez, que ha invitado y animado a los visitantes a disfrutar de la hospitalidad de los granjeños, de la belleza de sus jardines y plazas, del Centro Nacional de Vidrio y de las gentes de esta localidad. “Esto es el paraíso, para compartirlo entre todos, y para que todos los años apuntéis esta cita en vuestra agenda”, ha manifestado Vázquez, dando por inaugurado el Mercado, tras el que continuaron la música de las gaitas y el desfile.

La fiesta continúa mañana domingo con un amplio programa de actividades. El mercado volverá a abrirse a las 11 horas, y a lo largo de la mañana entrarán en escena: la Ronda Imperial Services, una exhibición de cetrería, el demonio mitológico, Le Grand Duyón y el Brujo Fortunato y su prima Jacinta, entre otros espectáculos, todo ello amenizado con los pasacalles musicales de Xalamut y Upsala. El Mercado Barroco también tiene este año un hueco para los más pequeños en el atrio de la iglesia del Cristo, con curiosos y divertidos talleres, fábulas y cuentacuentos.