Esther Tejedor supervisa el desbrozado que los alumnos realizan en la Torre de San Nicolás. / Nerea Llorente
Publicidad

Desde el 1 noviembre hasta el 31 de julio se está llevando a cabo el programa mixto, con una duración de nueve meses. Pueden acceder a estos cursos los parados de la localidad y de las pedanías pertenecientes al mismo. Este año el programa se compone de seis alumnos, cuatro mujeres y dos hombres.

Forma parte del proyecto que elaboran los ayuntamientos para pedir al ECYL el programa mixto de formación y empleo para desempleados. Hay un 50% de formación y 50% de trabajo real.

El promotor es el Consistorio de la localidad que es quien solicita estos cursos y los gestiona y subvenciona el Servicio Público de Empleo de Castilla y León (ECYL).

Se trata de dos certificados de profesionalidad oficiales, uno es el actividades auxiliares en viveros, jardines y centros de jardinería y el otro el de operaciones auxiliares en acabados rígidos y pavimentación. La categoría profesional con la que acaban los participantes del curso sería similar a la de peón ayudante.

Esther Tejedor es la encargada de impartir el curso de jardinería que está compuesto por tres módulos, y los alumnos pasan por todas las fases de lo que es conocer una zona verde, vivero y centro de jardinería, y como mantenerlo y cuidarlo.

La primera parte del proyecto es el acondicionamiento del centro cultural Fonseca, que ya se ha llevado a cabo y dónde sólo les queda realizar el acondicionamiento y colocación del sistema de riego. La segunda parte es el acondicionamiento del entorno de la Torre de San Nicolás. Están realizando la poda de los árboles de la zona, porque tiene un ligero abandono y en la parte este van a colocar unas barreras de escorrentía y a realizar la plantación de unas plantas aromáticas de riego natural.

Antonio García es el profesor del curso de albañilería, compuesto por cinco módulos formativos donde se les imparte una teoría específica que luego lleva a la práctica. Después hay un trabajo real, que en este curso, lo que están realizando es el adoquinado del centro cultural Fonseca. Los alumnos aprenden a trabajar en equipo, a saber estar en una obra y a trabajar con total seguridad.

Los alumnos no solo aprenden sobre jardinería y albañilería, también reciben clases sobre medioambiente, igualdad de género y búsqueda de empleo
Además, Esther Tejedor afirma que “Tengo un equipo buenísimo, son muy trabajadores y estoy muy contenta con ellos. Espero que cuando terminen hayan aprovechado los conocimientos de cualquiera de los dos certificados y les sirva de trampolín para el mercado laboral y deseo que las administraciones se pongan las pilas para empezar a contratar gente con certificados de profesionalidad porque son personas que tienen conocimientos teóricos y prácticos.”