Un momento en la marcha del Programa cultural Atajo. / El Adelantado
Publicidad

La primera ruta didáctica promovida por el ‘Programa Atajo: Itinerarios por los referentes del paisaje’ se celebró el pasado sábado, gracias a la colaboración del club deportivo El Caloco y sujeto al consentimiento de los propietarios de las fincas por donde discurrió la actividad. Se desarrolló teniendo por objetivo dar a conocer la trascendencia histórica del sorprendente despoblado de Canto-Los Hierros. Las implicaciones de su urbanismo, la economía condicionada por el emplazamiento, así como rasgos cultuales derivados de algunos parajes o el estado de sus restos a causa de las ocupaciones posteriores, fueron algunos de los apuntes que ilustraron la travesía.

Tras unos 22 km. de caminata, con un desnivel de más de 600 m., se pudo disfrutar de un recurso cultural, destinado a grupos muy reducidos, como es el programa Atajo, donde la exploración del territorio y los sondeos en archivos permiten el diseño con sello de calidad de actividades al aire libre que hermanan educación informal y ejercicio físico.

La propuesta tiene el objetivo de generar un novedoso instrumento de revitalización económica al servicio de la población espinariega.