Jean Claude Vogel, junto a su motocicleta con sidecar, con la que se ha desplazado desde Francia, pasando antes por Alemania. / f. descalzo
Publicidad

El motero más madrugador este año en La Leyenda Continúa 2019 ha sido el francés Jean Claude Vogel. Desde el lunes 7 se encuentra acampado en el pinar de Cantalejo. Aquí llegó a bordo de su BMW Twin tuneada y adaptada por él mismo.

Cuando llegó a Cantalejo aún estaban preparando la zona los organizadores y los empleados municipales. Al lado de su moto con sidecar instala una pequeña tienda de campaña en la que descansa y anota sus impresiones de los viajes por Europa.

No es la primera vez que disfruta de la concentración briquera. Pues aquí estuvo en 2017. Da fe de ello con fotografías y con la pegatina que luce en su sidecar, donde almacena los recuerdos de todas sus estancias moteras. Cuenta con tres vehículos dotados de sidecar que él transforma y convierte en auténticas obras de artesanía.

Jean Claude Vogel recibirá un homenaje el sábado 12, dentro de los reconocimientos que la organización brinda a los moteros más peculiares. Él será uno de ellos.

Nacido en Ginebra el 4 de octubre de 1960, Jean-Claude Vogel era un apasionado del teatro desde una edad temprana. A los 19 años, incluso se ganó una beca que le permitió estudiar en el prestigioso Conservatorio de París. Claude Régy, quien fue su maestro, más tarde le dirigió varias obras de teatro. Además de ejercer de actor de teatro, también interpretó papeles secundarios en películas de televisión. En la década de 1990 se convirtió en asistente del museo Louvre de París. Fue el compañero de la actriz Solveig Dommartin durante los últimos tres años de su vida, desde 2004 hasta 2007.

A pesar de que apenas habla castellano ni inglés, este francés se mueve como pez en el agua por las carreteras de toda Europa. Viaja por Francia, Alemania, Suíza, Bélgica y Portugal. En algunas ocasiones se ha desplazado acompañado por su hija, pero esta vez ha venido solo. Se ha colocado junto al recinto de la piscina, al lado del espacio que han reservado los moteros locales, Motrancos. Este motero de la comarca de Le Rochelle, que viaja desde hace años en su moto sidecar con aspecto militar de la Segunda Guerra Mundial ha recorrido más de 8.500 kilómetros para asistir a una primera concentración en Alemania, y ahora pasa por Cantalejo. Ha tardado cerca de una semana porque ha realizado varios descansos. También ha estado en Andorra, antes de entrar en la Península. Es un apasionado de la concentración de Elefantes en Alemania, y la de Marmottes en Francia, donde se desplazará a partir del próximo domingo, una vez que se clausure La Leyenda.