María del Carmen Gómez, pregonera de la Semana Santa 2019./c. núñez
Publicidad

Decenas de devotos, cofrades y amantes de la música de Semana Santa se dieron cita en el Pregón Nazareno de 2019 y el posterior encuentro Nacional de Bandas, una fecha marcada en el calendario como el inicio de la cuenta atrás hasta los días grandes.
Las palabras del pregón corrieron este año a cargo de la escritora cuellarana María del Carmen Gómez, a su vez exconcejal de Cultura del Ayuntamiento de Cuéllar, quien, con sentimiento, se dirigió a la Junta de Cofradías, Hermanos Mayores, penitentes, costaleros y miembros de las bandas allí presentes. Gómez compartió “la gran responsabilidad de un acto tan solemne”. “Un pregón ha de gozar el alma, no solo de la persona que lo emite, sino la de aquellos que son receptores de contenido, comenzó explicando. María del Carmen expuso ante el público cómo son sus sentimientos ante la figura de Nuestro Padre Jesús Nazareno; “pido su perdón acariciando las llagas de sus pies y marcho creyendo no ser merecedora de su indulgencia, pero a pesar de todo, cuando ya doy todo por vencido, algo en mi interior me dice que él ha sabido interpretar mis alborotados pensamientos, por eso vuelvo, siempre que puedo, para acariciarle los pies”, señaló. Tachó este de un gesto humilde, lo que relacionó con sus orígenes, presentando a su familia y parte de la vida y los sacramentos que recibió en la Parroquia de San Miguel o en el Convento de Santa Clara.

“Lo cierto es que la Semana Santa cuellarana, a pesar de sus altibajos, persiste y se fortalece año tras año gracias al empeño que muchos de vosotros ponéis en su celebración”, reflexionó Gómez. Habló de una “semana para la Fe cristiana”, de “días intensos para encontraros con vosotros mismos y que os permitirán arroparos en los valores cristianos y por los cofrades”, comentó. Gómez también habló de prejuicios, egoísmos, poder y supremacía sobre los demás “parece ser lo que más importa y pienso que, más que nunca, debemos predicar con el ejemplo, ser solidarios con nuestros hermanos y dejar a un lado envidias, rencores e individualidades”. La cuellarana invitó a la reflexión, la introspección y la vivencia de los valores cristianos en la próxima e inminente Semana Santa. La pregonera recibió la medalla de la cofradía al final del evento de manos del Hermano Mayor Nazareno, Óscar Escudero, como agradecimiento a su labor.

LAS BANDAS Uno de los momentos más esperados de la tarde fue el Encuentro Nacional de Bandas, una cita ineludible para los muchos aficionados a este tipo de música. El encuentro lo formaron dos bandas locales: la banda anfitriona de cornetas y tambores de la Cofradía Penitencial Nuestro Padre Jesús Nazareno, así como la de tambores y cornetas María Dolorosa. Esta fue la encargada de abrir el acto, con la interpretación de cinco marchas en total. Su actuación dejó paso a la de la Agrupación Musical ‘Ciudad de Móstoles’, que impresionó al público por su enorme calidad, su gran número de componentes y la impecable interpretación de sus obras. Cerró el acto la banda de la cofradía organizadora del acto, que no defraudó a sus cofrades presentes, mayoría entre los bancos de la iglesia de San Miguel. Para concluir, las bandas locales se unieron en ,a interpretación de ‘La Expiración’, de Alberto Escámez, y Marcha Real, despertando la ovación cerrada de todo el público.

La Agrupación Musical ‘Ciudad de Móstoles’ no quiso perder la oportunidad de animar el final del acto ya en la Plaza Mayor de Cuéllar con dos piezas más que se salieron del repertorio de Semana Santa y dejaron claro que cualquier estilo lo dominan. Una merienda de hermandad en el centro parroquial puso fin a la jornada, que a su vez sirvió de inicio para la sentida Semana Santa de Cuéllar.