El objetivo de este nuevo ciclo que comienza en febrero es difundir la música clásica. / kamarero
El objetivo de este nuevo ciclo que comienza en febrero es difundir la música clásica. / kamarero
Publicidad

Diputación Provincial y Fundación Don Juan de Borbón quieren impulsar el conocimiento de la música clásica en los pueblos segovianos con la creación del programa ‘921 Distrito Musical’, en el que colaboran, y que comenzará a desarrollarse en el próximo mes de febrero. Este proyecto tiene por objeto la realización de conciertos cuyo contenido puede enmarcarse en lo que se entiende como “música culta”; esto es, mayoritariamente clásica, pero también otros estilos como jazz o versiones para formaciones clásicas de otras músicas populares. La calidad de los intérpretes viene avalada por su selección por parte de la Fundación Don Juan de Borbón.

El presente proyecto profundiza en la colaboración entre la Diputación y la Fundación, mediante esta iniciativa que gestionará la primera para los pueblos y la Fundación para la capital y sus barrios. Por un lado, se contribuye a facilitar la contratación de músicos de prestigio y, por otro, se facilita a los vecinos de la provincia el acceder a disfrutarlo, cofinanciando con su ayuntamiento la presencia en los propios pueblos.

Los objetivos de este nuevo programa son: propiciar que la música clásica sea apreciada, entendida y disfrutada como manifestación cultural, de modo que se cree nuevo público para esta disciplina; facilitar a los vecinos de los pueblos en que se realicen los conciertos la posibilidad de asistir a espectáculos de notable relevancia, y dar la oportunidad a los ayuntamientos y entidades locales menores de recibir colaboración de la Diputación de Segovia en materia cultural y facilitarles la gestión. Cada ayuntamiento podrá solicitar una sola actuación, aunque esté conformada por más de un núcleo de población.

La Fundación Don Juan de Borbón plantea como subtítulo descriptivo de su proyecto para los barrios de la capital segoviana “acercar la música utilizando espacios alternativos con los que cada barrio se identifica. La iniciativa, por tanto, tiene una pretensión inicial de asociar interpretaciones muy cuidadas de músicas no programadas habitualmente, con espacios igualmente cuidados y alternativos. Serán los ayuntamientos los que elijan esos espacios, que deben ser recogidos y cerrados por todos sus lados, si bien podría plantearse un espacio no cubierto de aguas, como un patio, o abierto por un lado, como un atrio.

La Fundación Don Juan de Borbón facilitará a la Diputación la relación de los solistas y agrupaciones disponibles para su posible actuación en los pueblos de la provincia. Una vez conocido el catálogo de actuantes, la Diputación enviará a los ayuntamientos un listado con los tipos de agrupaciones ofertados y el caché de cada tipo. Los ayuntamientos no elegirán en sus solicitudes una actuación concreta, sino que podrán pedir un tipo de actuación de acuerdo con sus preferencias, las condiciones de que dispongan y el caché. Será la Fundación, en contacto con los ayuntamientos solicitantes, quien determine la actuación concreta que se lleve a cabo en cada municipio de entre las posibles en el tipo de agrupación y caché elegido por el ayuntamiento.

La Diputación Provincial ya ha abierto el plazo para que los municipios soliciten una actuación dentro de este programa, cuyas representaciones estarán comprendidas entre el 1 de febrero y el 30 de noviembre de 2019. Las peticiones serán atendidas por riguroso orden de entrada en el Registro General de la Diputación.

La Institución asegurará al contratado el pago del 70 por ciento de su caché en el supuesto de suspensión por causas meteorológicas. También asumirá, a petición del ayuntamiento y la Fundación, pequeños gastos de alquiler de equipos donde sean necesarios, siempre que el coste de los mismo no supere los 200 euros, y pagará a cada actuante un porcentaje del precio de la actuación, según la población de la entidad local solicitante.

La Diputación destinará a este nuevo programa un presupuesto de 19.000 euros, que se distribuye de la siguiente manera: gastos por caché (12.000 euros), publicidad (3.500), alquiler de equipos (2.500) y seguro (1.000).