Imagen de las instalaciones de la piscifactoría de Fuentidueña, con el pueblo al fondo. / f. d.
Publicidad

El grupo francés Aqualande, sociedad especializada en trucha ahumada y participada por el grupo Labeyrie, ha comprado la piscifactoría de Fuentidueña, la de mayor producción de la provincia y que lleva en pleno funcionamiento desde 1988, desde que la implantó Alevines del Moncayo.

Esta instalación, que pertenecía al grupo Ipeasa, mantiene más de una docena de empleados. Engorda 700 toneladas de trucha arcoíris al año, produce peces tanto para consumo humano como para repoblación de cotos. La instalación de la piscifactoría se surte del agua que brota del manantial de El Salidero, con una temperatura constante durante todo el año de 17 grados centígrados, una temperatura excelente para que la producción sea casi homogénea durante todo el año.

No es la única adquisición de esta empresa francesa, pues también ha adquirido la piscícola española Piszolla con la que se garantiza el suministro de truchas y continuar con su crecimiento programado. El director de ventas de Aqualande, Stéphane Dargelas señaló que las adquisiciones forman parte de la estrategia empresarial para mantener el ritmo de crecimiento de 10 por ciento anual. “Era vital para nosotros tener acceso a más materia prima para asegurar ese crecimiento en los próximos años”, indicó al respecto.

Aqualande es una empresa consolidada dentro de la distribución de trucha ahumada en Francia con una facturación anual de 88 millones de euros en el año 2017, un 13 por ciento más que en ejercicio anterior. La mayor parte de esta facturación se generó con las marcas de trucha ahumada Landvika y Ovive. Exporta a Japón y a Estados Unidos.