Asier Doval, actual director de la Banda, pide unos mínimos que dignifiquen su profesión.
Asier Doval, actual director de la Banda, pide unos mínimos que dignifiquen su profesión. / El Adelantado
Publicidad

El pasado 7 de enero, informaba este periódico de que la Banda Municipal de Música de Coca, después de un significativo número de años participando en la cabalgata de Reyes de la localidad, se negaba a hacerlo, posicionándose a favor de su director, Asiel Doval, y tratando de denunciar la situación laboral del mismo.

En ese momento, el propio Doval renunció a hacer declaraciones a este medio afirmando que la información debía darla el Ayuntamiento y no él. Ahora, más de una semana después, el director decide hacer pública la situación en la que se encuentra.

El primero en mover ficha fue el alcalde caucense, Andrés Catalina, quien envió un comunicado a los vecinos el pasado viernes, 11 de enero. En él trataba de poner en antecedentes a los locales explicando un total de tres vías legales que puso sobre la mesa a la Banda Municipal en relación con la contratación de un ‘Director de Música’. Tres vías que, según indica Catalina, la agrupación musical desestimó.

La primera de ellas, explica, tuvo lugar en junio de 2015 cuando tomó posesión como alcalde. “En ese momento, yo me encontré con unas bases de una oposición para la contratación de un ‘Director de Música’ que la anterior Corporación aprobó por urgencia en el último Pleno de la legislatura de 22 de Mayo de 2015 (dos días antes de las elecciones municipales), supongo, que porque no pudieron resolver la situación durante años y optaron por una decisión a la desesperada, o quizás pensaron que era la mejor solución, la verdad es que desconozco el motivo, pero eso fue lo que yo me encontré. La situación del Director en junio de 2015 era bastante peor que hoy, aunque antes de 2015 las Leyes eran menos restrictivas y el Ayuntamiento tenía mucho mayor margen de maniobra”, comenta el alcalde en el comunicado y según señala, la Banda se negó ya que no aceptarían al director que aprobara esa oposición porque “nadie les ha consultado y no aceptan a un director impuesto”.

Ante la negativa, el Ayuntamiento propuso un convenio de colaboración entre el Consistorio y la agrupación musical a través del cual, el Ayuntamiento ingresaría una cantidad de dinero a primeros de año, “suficiente para pagar al director y el resto de sus gastos”, vía que también rechazó la Banda “porque el director quería un contrato por cuenta ajena y la Asociación Banda de Música no quería responsabilidades fiscales, laborales, etc”. Así, la institución municipal de Catalina ofrece “proveer a la banda de un Director de forma estable o al menos de la cantidad económica para pagar sus honorarios, vía subvenciones, pero la Asociación Banda de Música además de no querer asumir obligaciones fiscales, no cumple con los requisitos para poder ser beneficiaría de dichas subvenciones (dado el elevado importe de la misma) que le permitiría pagar al director y cubrir el resto de gastos propios, por lo que se tiene que desechar de nuevo esta tercera vía en diciembre de 2017”, reza el comunicado del alcalde.

Con estas tres propuestas, dos desestimadas y una inviable, el Ayuntamiento, en 2018, opta por la vía del contrato menor que permite al regidor “contratar hasta un importe máximo de 15.000 euros”. Importe que se agotó en octubre del pasado año.

Después de explicar a los vecinos caucenses todas las circunstancias que han llevado a la decisión del director de la Banda de plantarse, el alcalde afirma que el Ayuntamiento no puede contratar a nadie “por capricho ni saltándose lo cauces legales, como se hacía en otros tiempos”. En este sentido, señala que las opciones lícitas para proveer a la Asociación Banda de Música de un director son a través de una bolsa de empleo temporal o a través de un contrato de servicios similar al de la guardería municipal. Catalina sigue mostrando su apoyo a la Banda pero argumenta que no está “dispuesto a aceptar como alcalde a contratar a un director o a cualquier trabajador municipal sin pasar por un prcedimiento legal de selección”.

En su defensa, Asier Doval, “ante la negativa” del alcalde a reunirse con él, hizo públicas la jornada del martes, sus razones para suspender su actividad como director. “Lo lógico para que alguien pueda hacer un juicio justo es contar todo y no solo algunas partes”, dice.

Un total de diez fueron los puntos detallados por el director en la publicación de su muro de Facebook, señalando que “durante este tiempo siempre me habéis contado que el problema era la secretaria del Ayuntamiento”; que, según le consta, “las bases de la oposición libre fueron anuladas por decisión tuya (del alcalde)”; que, a diferencia de las afirmaciones de Catalina señalando que el Ayuntamiento pagó puntualmente al director de la escuela de música, no fue así y “por ello decidí dejar la dirección de la misma y se supendió la actividad de la banda juvenil en el mes de julio, cosa que no hice pública”, entre otros argumentos.

Doval termina asegurando que “emitir un comunicado contando la mitad de los hechos en un buzón y no subirlo a las redes, no está bien”, que “una verdad a medias es una gran mentira” y que tiene mensajes de ánimo de Catalina de casi todos los concejales, “afirmando que no tirase la toalla”. Con esta reivindicación desea que, sea él o no, el director de la Banda no siga sufriendo estos problemas.