Nueva junta directiva de la Asociación Turismo Rural y Activo de Segovia. /E.A.
Nueva junta directiva de la Asociación Turismo Rural y Activo de Segovia. /E.A.
Publicidad

La Asociación de Turismo Rural y Activo de Segovia muestra su preocupación por el descenso de pernoctaciones en los últimos meses. En una nota de prensa expresan su malestar por la actitud del director general de Turismo de Castilla y León, Javier Ramírez, “que ignore los datos del INE y no quiera ver la realidad del sector en Castilla y León, al declarar el pasado 1 de abril, sobre la pérdida de pernoctaciones, que no hay que preocuparse, con cara sonriente y sin darle importancia”.

Según el INE, los datos publicado el pasado 1 de abril reflejan que Castilla y León ha perdido un 6,9 por ciento de pernoctaciones en el año que va de febrero de 2018 a febrero de 2019 en el turismo en general, y un 3,5 por ciento en el turismo rural. En cuanto a la provincia de Segovia, la ocupación media del turismo rural en el mismo periodo fue: en fines de semana del 37,91 por ciento y en días/año, del 11,72 por ciento.

Este descenso paulatino de pernoctaciones en el turismo rural de Castilla y León y el aumento de alojamientos rurales en la provincia de Segovia, hacen, según explican de la Asociación, “que haya estos porcentajes tan bajos de ocupación media, que ponen en peligro el sector del turismo rural, especialmente para los que se dedican al mismo como actividad principal”.

La Asociación Turismo Rural y Activo insiste en que los motivos por los que se está produciendo esta situación son: las malas redes digitales, con internet, teléfono móvil y TDT, en un 60 por ciento del territorio provincial; el mal estado medioambiental del territorio provincial, debido sobre todo a la mala gestión de los purines; malos accesos a lugares singulares y en especial a las Hoces del Duratón-Ermita de San Frutos, desde la localidad de Villaseca; al escaso control de los alquileres ilegales por parte de la Junta de Castilla y León; al exceso de oferta de alojamientos rurales en relación a la demanda; a la escasa y mala política de márketing a nivel nacional e internacional; a la errónea política de subvenciones que practica cada año la Junta para el turismo, y a la falta de diálogo, tanto con la Junta como con la Diputación Provincial. “Llevamos cuatro años intentando el diálogo con los representantes políticos de la Junta así como con los de la Diputación, para exponer, comentar y debatir ideas y propuestas en beneficio del sector del turismo rural, convencidos de que este sector puede también ayudar a la recuperación poblacional de nuestros territorios y localidades. Entendemos que en este sector del turismo hay pocos motivos para la complacencia y sí muchos para la preocupación”, concluyen.