La familia recogió el recuerdo en honor a Enrique Sánchez./c. núñez
Publicidad

La Plaza de Toros de la villa de Cuéllar abrió ayer sus puertas para celebrar un festejo muy especial, en recuerdo de alguien que tantas veces regó y batió la tierra del coso: Enrique Sánchez Senovilla, trabajador municipal. Tras su fatídico fallecimiento, la empresa Hermar Toros, perteneciente al diestro cuellarano Javier Herrero, y el Ayuntamiento de Cuéllar, organizaron esta novillada para la tarde del domingo.
Faltó afluencia de público dado el clima, y aunque la lluvia aguantó, las temperaturas no acompañaron en exceso. Además, la salida programada por colectivos taurinos al festejo de San Isidro en Madrid, restó también público, que cubrió escasamente un tercio de la Plaza. Quienes no faltaron a la cita fueron los cinco candidatos a la Alcaldía de Cuéllar, a quienes se pudo ver en distintas partes del graderío.
El sentido homenaje realizado antes de comenzar el festejo reunió a todos los compañeros de Enrique en el coso. Los operarios municipales guardaron un riguroso minuto de silencio en su memoria, al que acompañaron las melodías de la Banda Municipal de Música. Un caluroso aplauso marcó el final y fue Javier Herrero el encargado en entregar un obsequio conmemorativo a sus familiares en el mismo coso y junto a la presidencia. Fue su hija quien alzó al cielo la placa conmemorativa, visiblemente emocionada.

LA TARDE Los novilleros elegidos para la tarde cumplieron un buen papel en el ruedo de Cuéllar, ante un público que mostró sus ganas de toros y no desaprovechó la oportunidad de iniciar la temporada en la villa. En la tarde de los novillos de la ganadería de Ángel Luis Peña, destacó el malagueño Javier Orozco, que consiguió el único trofeo de la tarde con un primer novillo que ofreció el mejor espectáculo de la tarde. No pudo lucirse en su segundo, cuando el descabello fulminó sus posibilidades.
Para los otros dos novilleros no fue una buena tarde y marcharon de vacío; El onubense Emilio Sivlera recibió ovación y silencio en sus dos novillos, y el colombiano Juan David ‘De Cali’ sufrió además una fuerte voltereta que lo llevó a la enfermería con un fuerte golpe en la clavícula. Javier Orozco remató la faena de su compañero para cerrar la tarde de toros en Cuéllar.