Publicidad

Es el segundo año que el CEIP San Gil es centro 11F, es decir, que decide ensalzar y dar a conocer el papel de la mujer en la ciencia aprovechando el día internacional. Noa Ladrón, directora del colegio, explica cómo se desarrolla esta jornada, con charlas solicitadas a mujeres u hombres que hablen de la importancia de la mujer en la ciencia, y lo extienden a todo el mes de febrero. Aparte de la que se desarrolló ayer sobre enfermería, el jueves será una compañera la que hable de programación, y el día 21 una investigadora de metalurgia en el CSIC, todas con un brillante currículum.

María Babón abrió ayer la jornada de la mujer en la ciencia con una interesante charla que entusiasmó a todos los alumnos. Ella es enfermera de Fremap desde hace 15 años y quiso compartir con los pequeños las nociones más básicas de primeros auxilios. Así, las charlas fueron enfocadas a conocer lo que hay que hacer antes de avisar a la ambulancia o llamar al 112. María destacó antes de comenzar su charla que ahora mismo hay una equiparación en el género de la enfermería, pero en el momento de cursar sus estudios, la mayoría eran mujeres. Son estos signos los que hacen que se tenga que demostrar la valía de las mujeres en los campos científicos. Los primeros en recibir la charla, y posiblemente los que más la disfrutaron, fueron los niños de Educación Infantil. Todos llevaron un muñeco que sería objeto de curas. Los niños, de 3 a 5 años, se metieron en el papel de enfermeros desde el primer momento, con un gorro como los que se usan en quirófano. Con prácticas muy simples y adaptadas a su edad, los pequeños aprendieron a comprobar la respiración y el latido del corazón. Todos supieron identificar cuándo sus muñecos necesitaban curas, y a modo de juego, María vendó las “heridas” de muñecos y niños. La lección más importante que todos se llevaron a casa es la de cuidarse y la del teléfono de emergencias, que todos corearon varias veces para no olvidarlo.

Seguidamente fue el turno de los más mayores, con otro tipo de enfoque; una proyección de diapositivas les mostró las primeras lecciones, y después las llevaron a la práctica en sus muñecos.

Para el centro es fundamental este tipo de jornadas de difusión del papel de la mujer en la ciencia. San Gil es un centro realmente activo y que logra implicar a las familias al completo, y es de vital importancia que las niñas, desde edades muy tempranas, vean sus capacidades equilibradas, y que entiendan que se pueden dedicar a cualquier cosa, sin impedimentos por el área en el que se encuentre lo que más les gusta.

Tras los buenos resultados del año pasado y a falta de dos actividades más, la de ayer ya fue una iniciativa de éxito que seguro ha abierto la mente a todos los alumnos del colegio, independientemente de su género.

 

ALGUNOS DATOS SIGNIFICATIVOS

Noa Ladrón, directora del CEIP San Gil, recoge unos datos muy significativos sobre el papel de la mujer en la ciencia. El informe PISA de 2015 “las niñas se creen menos capaces que los niños a la hora de alcanzar objetivos que requieran habilidades científicas”. Hay una brecha que se hace más grande en primaria. “Los niños de 6 años todos piensan que pueden ser lo que quieran, pero según van creciendo, las niñas piensan que las tareas científicas y tecnológicas, tiene más posibilidades de hacerlas un niño que una niña”, comentó Noa. Dentro de todos los estudios, en Castilla y León no existe una brecha tan exagerada como en Valencia o Cataluña, “pero aún así, la mentalidad de las niñas es de que no tienen la misma capacidad o que no se dedican tanto a la ciencia”, añadió. Por ello, es clave que entiendan “que pueden ser lo que quieran”.