La presa del Tejo provee de agua al municipio de El Espina, aunque las fisuras ponen en peligro el suministro en otoño. / kamarero
Publicidad

El pasado 21 de junio, el alcalde de El Espinar, Javier Figueredo, publicó un bando municipal en el que se informaba a los vecinos de la limitación en el consumo de agua potable para determinados fines durante los meses de verano con el fin de optimizar los recursos.

En esta temporada, las lluvias han sido escasas en la zona. Además, a esto habría que sumar el problema de las fisuras de la presa del Tejo. Si bien, el alcalde de la localidad afirmó que tienen asegurado el suministro de agua para el verano, aunque la situación empeoraría si no empieza a llover a partir de septiembre y octubre. A día de hoy, el embalse que suministra agua a los núcleos de la localidad se encuentra en un 70% de su capacidad total, del periodo estival.

Aclaró que el objetivo de este bando es concienciar a los vecinos en relación a la escasez de agua en la comarca. En este sentido, quiso señalar que no va a haber cortes de agua y que el bando ha generado más alarma de lo que realmente se llevará a cabo.

Sin embargo, manifestó que, en el caso de que el otoño sea más seco, a partir de octubre comenzarán los problemas. De este modo, desde el consistorio realizarán cortes de agua, pues, en palabras del alcalde “el agua es el que es y hasta que no se consiga arreglar las fisuras de la presa del Tejo no se podrá recaudar más agua”.

En la actualidad, la presa pierde unos 198.000 litros a la hora, recuperando casi el 90% en el propio pantano. Se prevé que el Ayuntamiento se reúna con la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) con el fin de llegar a una posible solución y poder abastecer a todos los núcleos del municipio.