Publicidad

Ecologistas en Acción divulgó ayer una nota de prensa en la que muestra su oposición a las intervenciones previstas por la Junta en Segovia incluidas en su ‘Programa de Infraestructuras Turísticas’, contemplando unas inversiones de 2,72 millones de euros para la construcción de un mirador en Sepúlveda —en las Hoces del río Duratón—, otro en Riaza, y la conversión de la casa forestal ‘Las Campanillas’, en El Espinar, en una posada rural.

A juicio de Ecologistas en Acción, dichas actuaciones son “totalmente innecesarias e incompatibles con los objetivos de los parques naturales donde se ubican”.

En la mencionada nota de prensa, los ecologistas sostienen que las inversiones anunciadas contrastan con el “estado de precariedad y la falta de medios” para la gestión de los espacios protegidos de la provincia. A su entender, el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama constituye “un ejemplo ilustrativo de esa falta de medios”, al carecer de un equipo técnico y una dotación presupuestaria consolidados. Por otra parte, insisten en que los municipios integrados en los espacios naturales protegidos segovianos tienen “una amplia lista de necesidades sin resolver”. “La provincia de Segovia cuenta con altos índices de despoblación, por lo que los recursos públicos deberían enfocarse a mejorar la calidad de vida, en lugar de construir obras faraónicas o alojamientos que sirvan de competencia desleal a los ya existentes y suficientes para cubrir las necesidades turísticas”.

Pero Ecologistas en Acción, los miradores son enclaves naturales idóneos para contemplar la armonía de los paisajes. “Las obras planteadas del río Duratón o las Hoces del Riaza dañarían los suelos, la flora y la fauna, y sugieren que el objetivo es la mera creación de obra pública para alimentar y mantener el negocio del ladrillo”.
De igual forma, entienden que la conversión de la casa de ‘Las Campanillas’, en El Espinar, “contribuiría a la masificación y degradación de un espacio sensible y de gran valor ecológico, además de suponer una competencia desleal para la magnífica oferta de casas y alojamientos rurales de la provincia”.

En su nota de prensa, Ecologistas en Acción insiste en que los espacios naturales tienen como reto hacer compatible la conservación exigente de sus valores ecológicos y paisajísticos con el mantenimiento de una adecuada calidad de vida para sus habitantes. En el campo del turismo, el reto se traduce en conseguir una organización del uso público que permita una experiencia gratificante para los visitantes sin perjudicar la conservación de la gran cantidad de valores existentes, como la avifauna nidificante (buitre leonado, alimoche, águila real o halcón peregrino), muy sensible durante el periodo de reproducción.

En consecuencia, Ecologistas en Acción reclama a la Junta que considere “relocalizar estas inversiones para hacer frente a necesidades más tangibles”, como pueden ser la conservación y mejora de los montes para prevención de incendios o el refuerzo de las plantillas de empleados públicos.