Dos vecinos adquieren el antiguo silo de Cantalejo por 85.000 euros

Los compradores aseguran que todavía no han decidido el uso que darán al inmueble, a cuya subasta acudieron como únicos pujadores

4023

El antiguo silo del Senpa, que se encontraba en desuso ya tiene nuevos dueños. Se trata de dos vecinos de la localidad que se han hecho con él al acudir a la primera subasta celebrada.
La Consejería de Economía y Hacienda ha adjudicado a Justo Sanz y Ángel Fernández, el inmueble, situado a las afueras del municipio. Se trata del silo que perteneció al Ministerio de Agricultura y luego a la Junta de Castilla y León. Inaugurado en 1965, tiene una capacidad de almacenamiento de 1.900 toneladas.

El silo de Cantalejo fue uno de los tres inmuebles que salieron a subasta el pasado 22 de febrero en la Consejería de Economía de la Junta. Junto a él se vendían el de Tejares, situado junto a la carretera de Aranda de Duero; y el de Amusco, en Palencia. La venta de estos dos últimos quedó desierta al no presentarse compradores. La Consejería de Hacienda también ha sacado a subasta una vivienda en Nava de la Asunción por valor de 42.000 euros.

La venta del silo de Cantalejo se hizo por 85.027 euros, el mismo precio de salida. Los pujadores de Cantalejo eran los únicos que presentaron oferta, y por la misma cantidad anunciada, por lo que automáticamente se les ha adjudicado. En los próximos días se realizarán los trámites de traspaso de titularidad del inmueble.

Se trata de uno de los 23 silos o graneros de la red pública que existen en la provincia de Segovia. Varios de ellos han salido a subasta en anteriores ocasiones. El de Cantalejo es el tercero que se vende, después de se enajenaran el año pasado los de Cuéllar y San Cristóbal de la Vega, que fueron adquiridos por las empresas Frutas Tabuenca y Octaviano Palomo, respectivamente.

Los nuevos dueños del silo de Cantalejo desconocen qué uso darán a este emblemático edificio, situado en una parcela de 2.224 metros cuadrados. Además del propio silo se ubican en esta parcela, totalmente cerrada con murete de hormigón y malla metálica, una nave, un almacén con aseos, caseta de báscula y transformador. La superficie de las edificaciones es de 579 metros cuadrados.

Los nuevos propietarios reconocen haber visto algunas instalaciones similares que han sido recuperadas para distintas actividades, pero todavía no han tomado una decisión al respecto, aseguraron ayer.

Otro silo similar que se ha puesto a la venta en varias ocasiones y no ha conseguido venderse es el de Sepúlveda. El precio de salida era mucho más elevado, 357.000 euros.