Alcalde y concejales en la presentación del Carnaval 2019./c. núñez
Publicidad

Llegan cambios y aires renovados al Carnaval de la localidad de Cuéllar, tras un análisis de la pérdida de participación de los años anteriores. Cierto es que las inclemencias del tiempo no han ayudado estas últimas ediciones, pero se han querido introducir novedades para “recuperar lo que era el Carnaval en Cuéllar hace tiempo”.

Así lo explicó la concejal de Cultura, Sonia Martín, acompañada del alcalde y el edil Luis Senovilla, que presentaron el Carnaval de 2019. Principalmente y como objetivo ya marcado en 2018, el Carnaval se abre a la comarca; Cuéllar quiere ser epicentro de actividad. Para ello, una de las novedades será la instalación de una carpa en la plaza de La Soledad. En estos 200 metros cuadrados se instalará la fiesta, hasta las 2.00 horas del sábado 2 de marzo. La idea, según comentó la concejal, es que el desfile se anticipe: este año comienza a las 20.30 horas en la Plaza Mayor. Un recorrido por la calle San Pedro, y Parras hasta La Soledad servirá para lucir disfraces y pasarlo bien, al ritmo de la Banda Municipal de Música y de un grupo de Batukada que se va a quedar en la carpa. En este tiempo, las calles se impregnarán de Carnaval, hasta que la actividad se concentre en la carpa. Allí se decidirá al ganador del concurso que la Concejalía de Cultura ha organizado para el sábado, sumado al del domingo. En el del sábado podrán participar grupos de todas las edades, de mínimo dos integrantes. Podrá hacerlo el mismo grupo el domingo, siempre y cuando renueve disfraz; no está permitido participar con el mismo en las dos jornadas. Los premios establecidos para el sábado serán de 300, 200 y 100 euros, y se va a valorar todo: apariencia, trabajo, creatividad y presentación ante el público. Tanto para este como para el del domingo, es necesario inscribirse en el Ayuntamiento, donde se les otorgará un número.

La fiesta dará comienzo en esta carpa y ambientarán los djs locales Ciry, Insi y Llermo, con sesiones adaptadas a la temática de Carnaval, menos techno y más pop o salsa. Se busca que todo el público sea partícipe de esta fiesta, pero respetar también a los bares y establecimientos de la localidad. Por eso, no estará permitido introducir botellas de cristal en la carpa, y los menores de 18 no podrán pasar con alcohol. A las 2.00 horas, la carpa cerrará sus puertas dando paso a la celebración en las calles y bares del municipio.

DOMINGO El domingo no hay prácticamente cambios marcados. Se mantiene el Concurso Infantil de Disfraces, limitado a niños hasta sexto de Primaria. Las bases del concurso están en la web municipal y este vuelve a abrirse a la comarca, con esperanzas de que grupos como el de Encinillas, participante en otras ediciones, vuelvan este año. Los premios serán de 300, 200 y 100 euros, además de material escolar para un cuarto y quinto clasificado. Volverá a valorarse la originalidad y la presentación con música del disfraz grupal. El desfile del domingo saldrá desde La Soledad y culminará en la Plaza de la Huerta Herrera, como en años anteriores. Lo amenizarán el grupo de dulzainas y el de percusión de la Escuela de Música, y además, la Banda Municipal de Música. En caso de precipitaciones abundantes, se trasladará todo al Frontón Municipal, como explicó el edil Senovilla.

EL RESTO DE LA FIESTA Tras un intenso fin de semana festivo de Carnaval, aún quedarán dos jornadas, la del lunes y martes. A partir de las 17.30 horas se abren las puertas en el Pabellón Polideportivo. Baile, juegos, pintacaras y mucha diversión llenarán la pista durante dos tardes, algo que se mantiene desde hace años dado su éxito. El miércoles, se procederá al típico entierro de la sardina, con salida desde el Centro de Día de Personas Mayores y acompañado de dulzaina y tamboril.

Medidas como estas de abrirse a la comarca, organizar un concurso más para dar cabida a todo tipo de participantes y expandir la fiesta pretenden devolver el impulso al Carnaval, que ha descendido en participación en los últimos años. El frío es un gran inconveniente en su celebración, pero la carpa podrá paliarlo y es una alternativa que suma. Mientras, niños y adultos ya preparan sis disfraces para lucir el primer fin de semana de marzo por las calles cuellaranas.