Carnaval en Arcones
Publicidad

Una de las fiestas anuales con gran arraigo en la provincia es el Carnaval. Y no sólo tiene como característica el uso de disfraces, pues numerosas localidades recuperan en estas fechas sus tradiciones más inveteradas.

De hecho resulta curioso que algunos municipios con poca proximidad conserven la recreación de ‘la vaquilla’, como es el caso de Arcones, donde se celebró el pasado domingo, con gran asistencia de vecinos. Cada año, el Domingo Gordo es el momento en el que se sacan las ‘vaquillas’ y aparecen los ‘tripudos’, los dos personajes más representativos de esta fiesta. Las ‘vaquillas’ son dos estructuras de madera lo suficientemente amplias como para albergar a uno de los mozos de la localidad —en los últimos años, también mozas—,y en cuya parte delantera se coloca una cornamenta de res. Tradicicionalmente, las dos ‘vaquillas’ se decoran con mantones de Manila. En la comitiva caravalesca también van los ‘tripudos’, embutidos en grandes sacos de pita viejos que se rellenan con paja. Ambos personales protagonizan la ‘corrida’, donde las vaquillas embisten a los ‘tripudos. La costumbre dice que el acto concluye con dos disparos, símbolo de la muerte de las ‘vaquillas’. Significativamente, después del rito de pasaba a beber vino, que era ‘la sangre de la res muerta’.

También se recrea una escena taurina en la celebración que tuvo lugar en Fuenterrebollo. Aquí fue el sábado por la tarde, en el Salón Multiusos El Trinquete (antiguo frontón), donde se desarrolló la Fiesta de la Vaquilla, con el habitual paseíllo de toreros que forman los quintos y quintas de 2019. La comitiva va precedida por la Presidenta y Damas de Honor, que fueron elegidas durante la festividad de Santa Águeda. También este día se hace una recreación de la siembra y la siega, con la participación de numerosos vecinos. La misma estructura para la vaquilla se emplea para la yunta de bueyes con los que se simula la labor de arada. Por si fuera poco, la celebración de este año se ha hecho coincidir con la fiesta de la matanza, el domingo, donde se pudo disfrutar de las viandas del cerdo.

También los quintos han sido los protagonistas del Carnaval en Valverde del Majano. Ataviados ellos con capas y sombreros, y las chicas con trajes regionales, se encargan de la celebración con un baile de disfraces en las instalaciones municipales, y se fotografían el Domingo a los pies del Alcázar y junto a la ermita de la Aparecida.

En otras localidades, el Carnaval es momento de realizar la Hacendera, aunque en este caso tiene lugar el martes . Es el caso de San Pedro de Gaíllos, o Cabezuela, donde por la mañana los vecinos se juntan para realizar trabajos comunales, generalmente alguna pequeña obra de albañilería, o arreglo de caminos, tal como organice el Ayuntamiento. Como gratificación, por la tarde invita a merendera con el reparto de escabeche en el edificio de La Panera.