Detenidos 20 integrantes de una organización dedicada al robo de calderas y radiadores

En la provincia de Segovia se han producido robos en viviendas en construcción de las localidades de La Lastrilla, Torrecaballeros, Espirdo y Bernuy de Porreros.

La Guardia Civil, en la denominada operación “Barro” llevada a cabo en la provincia de Madrid, ha detenido a 20 personas (16 rumanos, 3 moldavos y 1 ruso), como presuntos autores del robo en viviendas en construcción en las provincias de Zamora, Guadalajara, Salamanca, Albacete, Toledo, Madrid, Ciudad Real, Valladolid y Segovia.

Los objetos sustraídos eran enviados a Rumania mediante empresas ilegales de transportes internacionales, algunos de cuyos responsables igualmente eran integrantes de la red, y se calcula que el valor en mercado del material sustraído puede llegar a cinco millones de euros.

Entre los efectos intervenidos se encuentran: 190 calderas, 1219 radiadores, 21 hornos, 100 grifos, 18 vitrocerámicas, 8 televisores, 11 ordenadores y más de 20 mil euros. Para el traslado de los efectos intervenidos ha sido necesario la utilización de 4 camiones para el transporte de la mercancía intervenida.

En la provincia de Segovia se han producido robos en viviendas en construcción de las localidades de La Lastrilla, Torrecaballeros, Espirdo y Bernuy de Porreros.

La operación se inició cuando la Guardia Civil detectó a finales del pasado año un importante aumento de robos de calderas de calefacción, radiadores, hornos y vitrocerámicas, en viviendas en construcción próximas a su entrega.

A través de las pruebas obtenidas en los lugares de los robos, la Guardia Civil pudo determinar que la totalidad de los integrantes de la organización residían en viviendas de alquiler en diversos puntos de la Comunidad de Madrid. Asimismo, algunos integrantes de la organización utilizaban alguno de sus domicilios para almacenar el material que sustraían.

Modus operandi

Tras localizar los puntos donde iban a cometer los robos, varios componentes de la red se desplazaban hacia el lugar en vehículos adquiridos de segunda mano que inscribían a nombre de mujeres de nacionalidad rumana sin relación alguna con los integrantes.

Seguidamente, tras adoptar diversas medidas de seguridad, para no ser detectados, se introducían en las obras y se apoderaban de las calderas de calefacción, radiadores, vitrocerámicas, hornos, grifería, etc., no dudando en desmontar el material en aquellos lugares donde ya estaba instalado.

Una vez cometidos los robos, la mercancía era trasladada a los almacenes y domicilios de los integrantes.

Posteriormente, contactaban con tres receptadores, a los que se les ofrecía el material y a modo de subasta se lo adjudicaban al mejor postor.

En otras ocasiones eran los receptadores los que solicitaban a los encargados de cometer los robos los elementos térmicos, indicándoles la cantidad, marca y modelos que necesitaban.

Más de 10 robos por semana

Los detenidos actuaban tres o cuatro noches por semana y cada noche podían llevar a cabo entre tres y cuatro robos en diferentes puntos.

Los investigadores han podido averiguar que en la Urbanización Residencial “Polvoranca” de la localidad de Leganés (Madrid), se habían cometido 41 robos en chalets, donde se apropiaron en una sola noche de 41 calderas de calefacción, 200 radiadores, 29 vitrocerámicas y 29 hornos.

Una vez perpetrados los robos, utilizaban diversas empresas clandestinas de transportes de mercancías a través de las cuales enviaban los objetos a Rumania y otros países del este de Europa.

En la operación se han practicado 9 registros en viviendas y almacenes de las localidades de Parla, Fuenlabrada, Móstoles, Torrejón de Ardoz, Coslada, todas ellas de la Comunidad de Madrid, así como 1 en Madrid capital.

Las investigaciones dirigidas por el Juzgado de Instrucción número 2 de Zamora, han sido llevadas a cabo por unidades de la Guardia Civil de Zamora, Madrid, Segovia y de la Unidad Central Operativa, apoyados por el Grupo de Reserva y Seguridad de Madrid.

FuenteEl Adelantado 
Compartir