26-1
Publicidad

El número de animales sacrificado en mataderos de Castilla y León ascendió a 78,54 millones en 2017, un 2 por ciento menos que en el año anterior, cuando se superaron los 80 millones (80,18).

En concreto, en cuanto a la especie, el mayor número de sacrificios fue de aves de corral (incluye pollos de cebo, gallinas de puesta y otras aves como palomas, patos, etcétera), que alcanzaron los 61,27 millones de cabezas —frente a 63,3 el año pasado—, seguidos de los conejos (lagomorfos) con 7,29 millones —suben desde los 6,62 millones del año pasado— y los de especie porcina, que llegaron a los 6,26 millones —frente a 6,43 el ejercicio pasado—.

Muy por detrás e sitúa la especie ovina (lechazo, cordero y ovino mayor), que alcanzó la cifra de 3,15 millones —3,2 el año pasado—, y después ya los 417.552 animales de especie bovina —desciende ligeramente desde los 432.548—, los 128.890 de caprino —superan los 105.692 de 2017— y los 4.371 solípedos (potros y otros solípedos) —que bajan de forma importante desde los 7.901—, según los datos de la Consejería de Sanidad recopilados en el informe de actividad inspectora en los mataderos recogidos por Europa Press.

El sacrificio de ungulados (bovino, ovino, caprino, porcino y solípedo) se produce principalmente en Salamanca, Burgos y Segovia, con porcentajes del 25,4, 21,6 y 16,1 por ciento, respectivamente, sumando entre las tres más del 60 por ciento respecto al total de sacrificios de esta especie en la Comunidad.

Respecto a los sacrificios de aves de corral, León, Segovia y Valladolid, con el 36,2 por ciento, el 29,5 y el 14,6 por ciento, suman entre las tres más del 80 por ciento del total de sacrificios de esta especie. Salamanca es la única provincia donde no se realizan sacrificios de aves de corral.

Solo en las provincias de León y Valladolid se realizan sacrificios de lagomorfos. En ésta última el porcentaje es del 98,5 por ciento de los realizados en Castilla y león. Por su parte, el matadero de Burgos, que hacía sacrificios de esta especie en 2016, no ha estado activo en el pasado ejercicio.

El número de sacrificios en la Comunidad ha disminuido durante el año 2017 un 2 por ciento respecto al año anterior y en seis provincias la variación interanual ha sido negativa, con descensos destacados en Valladolid y Ávila del 28,8 y 19,5 por ciento, respectivamente.

De entre las provincias que tienen variación interanual positiva destaca Segovia, con un incremento del 38,3 por ciento, según el citado informe.

En cuanto a la evolución de los sacrificios por especie, existe un perfil distinto al del año 2016 con respecto a la especie caprina, que aumenta un 21,9 por ciento, y a la especie solípeda, que baja un 44,7 por ciento.

El número de sacrificios solamente ha descendido ligeramente, en el último año, en las especies ovina y porcina (ambas con un 0,4 por ciento).

Compartir