13_1-cerro-almadenes
El delegado territorial, Javier López-Escobar, durante su visita a el Cerro de los Almadenes, en Otero de Herreros. / EL ADELANTADO
Publicidad

El delegado territorial de la Junta de Castilla y León en Segovia, Javier López-Escobar, ha visitado el yacimiento el Cerro de los Almadenes en Otero de Herreros. Allí, ha podido comprobar de primera mano los trabajos que se han llevado a cabo y que, un año más, han contado con el patrocinio del Gobierno Autonómico. La Junta ha patrocinado esta intervención con un importe de 5.000 euros.

La intervención en esta campaña se ha centrado en tres sectores del yacimiento: la zona de hornos de fundición, la edificación romana singular donde se localizó la cella vinaria en 2012 y la zona de habitación. El equipo técnico ha estado dirigido por Mariano Ayarzagüeña, Jesús Sala y Pilar San Clemente. Además, han participado los restauradores Santiago Valiente y Eva Sebastián, el ingeniero geólogo e ingeniero técnico topógrafo Gonzalo Lozano y el documentalista Jesús Fernando López.

En la zona de hornos de fundición (Sector II), la excavación se ha centrado en la segunda batería de hornos y en la investigación de un lavadero de mineral al sur de la misma, como se intuyó en la campaña de 2017 a partir de la identificación de un depósito de limo que parece el resultado del desecho del lavado del mineral.

En la edificación romana singular, lugar en el que se localizó en 2012 la cella vinaria (Sector III) los trabajos se han centrado en la delimitación superficial de estas estructuras, mediante una intervención apenas destructiva, a fin de obtener una primera lectura de este ámbito, de su extensión y características para acometer una excavación arqueológica.

Por último, en la zona de habitación (Sector VI) la campaña se ha centrado en obtener datos sobre la funcionalidad de las dos estancias, cuyos muros conservan decorados con pinturas.
Junto a estos trabajos, la conservación y restauración de los bienes exhumados ha sido una de las prioridades de la intervención, siendo sometidos a tratamientos de fijación y consolidación por parte de los técnicos restauradores que forman parte del proyecto. En lo que se refiere a los enlucidos pintados, se ha priorizado la necesidad de conservar las pinturas murales in situ mediante la aplicación de los tratamientos adecuados.

Una de las obligaciones autoimpuestas por los responsables del proyecto arqueológico ha sido la transmisión inmediata de la información obtenida, no solo en el ámbito profesional, sino también al público en general y, especialmente, a los vecinos de Otero de Herreros y su entorno mediante la actualización de la página web del yacimiento, la habilitación de un espacio expositivo en la localidad durante el desarrollo de la campaña y la realización de visitas guiadas al yacimiento.