El grupo socialista se abstuvo en este punto del orden del día. / kamarero
El grupo socialista se abstuvo en este punto del orden del día. / kamarero
Publicidad

Todos los grupos de la Diputación coincidieron ayer en el pleno en que las declaraciones efectuadas por el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, en el sentido de que se prioricen las inversiones en esa capital, en detrimento de las demás provincias de Castilla y León, fueron muy “desafortunadas”. Incluso lo admitió el Grupo Socialista, aunque salió en defensa del regidor vallisoletano aplaudiendo su trabajo por los intereses de sus vecinos, a diferencia del PP de Segovia, según palabras del portavoz socialista, Alberto Serna, “para el que solo ha existido la sumisión a los dictados de sus compañeros de partido en Valladolid o Madrid”.

Las posturas enfrentadas entre PP y PSOE surgieron una vez más en el primer pleno de 2019, cuando se debatía la moción planteada por los populares, que pedía el rechazo de la posición del alcalde de Valladolid respecto a las declaraciones mencionadas. También reclamaban instar a Óscar Puente a no seguir los pasos de su antecesor y evitar posiciones de enfrentamiento entre las ciudades de la Castilla y León y que la Junta de Castilla y León y el Gobierno de España sean equitativos y objetivos a la hora de colaborar económicamente con las nueve provincias.

Los populares contaron con los votos afirmativos de UPyD-Centrados en Segovia y la diputada no adscrita, y la abstención del PSOE, cuyo portavoz insistió en que “nos abstenemos por no levantarnos e irnos del pleno”. En este punto, el presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, intervino para pedir tranquilidad a Serna, “y si se quiere ir, pues se va”. El portavoz socialista manifestó su sorpresa por la moción del PP, “que hable ahora de repartos equitativos y objetivos, dos palabras que durante los años que llevan al frente de la Diputación han borrado no solo de su lenguaje, sino de su acción de gobierno”. Y propuso exigir al resto de las administraciones, no una equidad en la distribución de fondos, “sino una discriminación positiva con planes concretos basados en indicativos reales frente a los principales retos de nuestra provincia”.

En su réplica, el portavoz del PP, José Luis Sanz Merino, calificó la declaraciones del alcalde de Valladolid de “interesadas”, y aseguró que “nos da miedo que declaraciones como éstas puedan ser la antesala de una manera de gobernar”.