4_1-cuellar
Las justas y torneos concentraron al público en el palenque, donde los caballeros lucharon por el honor de las doncellas, la Corregidora y las damas de 2018. / C.N.
Publicidad

Tras el nombramiento de Ignacio Ruiz como Alférez Mayor, ‘Cuéllar Mudéjar’ cogió carrerilla para adentrarse en una época de mezcla cultural que se combina perfectamente con la actualidad. Desde el viernes por la tarde han sido miles los visitantes que se han acercado a comprobar que esta celebración sigue evolucionando y siendo un referente comarcal y provincial.

Son muchas las ferias medievales, barrocas y de cualquier periodo histórico que proliferan y se celebran en toda la región, pero la de Cuéllar es la primera mudéjar y, en sus años de “feria medieval”, fue pionera en muchos aspectos. Hace unos 12 años que empezó su renovación, su cambio de ubicación, para pasar a ocupar el parque de la Huerta del Duque.

Considerado por todos un acierto, el entorno a los pies del Castillo no hace más que contribuir a que el ambiente mudéjar sea más real aún.

Así, desde el viernes se suceden decenas de actividades en este espacio y en esta fecha tan señalada para los cuellaranos, pues un fin de semana antes de las fiestas patronales, los vecinos calientan motores para el momento más esperado del año. Regresan al pasado para, en una semana, volver a la actualidad y vivir plenamente sus fiestas de los encierros.

Este, el penúltimo fin de semana de agosto, sirve para recordar el pasado que otorga identidad al presente de Cuéllar. Tras la inauguración, la velada del viernes la animó Aswat Mundi, con sus danzas del mundo, mientras que la de anoche lo hizo la música del grupo Jabardeus, con su rock celta.

90 ARTESANOS

Además del ambiente, clave para el desarrollo de esta feria, la participación de artesanos y expositores es fundamental. Han sido un total de 90 los seleccionados para ofrecer al público sus productos; cera, vidrio, joyería, juguetería, cosmética y otros tantos productos artesanos copan los estands, perfectamente decorados para la ocasión. La alimentación no es menos en esta cita, pues se lleva buena parte del espacio: hornazos, embutidos, lácteos, repostería y encurtidos llenan las calles de este parque. Las tabernas medievales, regentadas por las Peñas y Pandas Oficiales, vuelven a ser punto de encuentro para los cuellaranos. Bebida y comida no falta en ‘Cuéllar Mudéjar’, y para muchos es el lugar de reunión durante todo el fin de semana, ya sea a la hora del vermú de mediodía o el vespertino.

A toda esta oferta se suman las teatralizaciones y animaciones medievales. Leprosos, caballeros medievales y personajes de la corte están haciendo de estos días una verdadera fiesta. Durante la tarde de ayer, las justas y torneos medievales centraron la atención del público. Como si de la época medieval se tratara, la Corregidora de las fiestas de 2018 ejerció de dama de la corte junto a las suyas propias, ante la atenta mirada de todos los cuellaranos y visitantes que estuvieron disfrutando del evento.

Para hoy, la previsión apunta que otros tantos miles de visitantes van a llenar Cuéllar desde las 17.30 horas, cuando comience la recreación histórica de la boda real de Pedro I de Castilla y Juana de Castro. Va a ser una teatralización de lo más completa y hay mucha expectación puesta en esta iniciativa que se estrena este año pero, si todo va sobre las previsiones, logrará asentarse como un evento más dentro de la propia feria.

Hay más de 100 cuellaranos preparados para actuar como figurantes y ser partícipes de esta recreación que va a devolver, un poco más, a Cuéllar al pasado. Comenzará en el Palacio de Pedro I y continuará en el PAtio de Armas del Castillo. El acto de vasallaje se realizará allí, en un marco único e incomparable, y después tendrá lugar el enlace como tal, en la iglesia de San Martín. La Coral Cuellarana, la coral Sacra de Segovia, el grupo de danzas ‘Villa de Cuéllar’ y caballistas de las dos asociaciones locales van a a hacer de esta una actividad sin precedente. Ángel Gómez dirige los dos grupos de teatro que van a participar con papeles principales.

Se espera que Cuéllar cuente con una recreación que aunque no pretende ser fiel a la historia, sí lo va a ser a sus cuellaranos, sentando las bases de una iniciativa que quiere dar prestigio a una feria que ya lo tiene, pero que no deja de renovarse. La emoción está servida hoy con Pedro I y Juana de Castro.

Compartir