SONY DSC
Daniel Luque pasea las dos orejas y rabo del quinto en Cuéllar. / A.M.
Publicidad

Cuéllar ganó con la inclusión de Daniel Luque en el cartel de la corrida de feria. El diestro sevillano ocupó el lugar de Álvaro Lorenzo y llegó con todo. Nada se dejó en el hotel y se llevó tres orejas y rabo. Valor, entrega, buen toreo y colocación fueron las claves de su triunfo, que compartió con un sereno David Mora y un dispuesto y firme Javier Herrero, ambos con dos trofeos. Se lidió un encierro de la divisa gaditana de Lagunajanda, desigual de presentación, con más cara que caja, entre los que destacó el buen quinto, premiado con la vuelta al ruedo. El envío gaditano fue remendado con un primer toro de La Glorieta, al partirse un pitón un animal de los reseñados en principio. Al igual que en tardes anteriores, el coso cuellarano registró alrededor de media entrada.

Despegado del suelto, calgueño, escurrido de peso, arreglado de pitones y negro fue el remiendo de La Glorieta que abrió plaza, al que Mora saludó con verónicas echando la pierna hacia adelante. Tras recibir un puyazo, destacó un par de Ángel Otero y José Antonio Carretero a la brega. El animal mantuvo la cara alta en la muleta del diestro de Borox, que buscó siempre la colocación para torearlo de uno en uno ante la falta de prontitud y la deslucida salida del astado en la muleta. El toro tuvo sus teclas y faltó conjunción. A pesar de cobrar una estocada caída, el público pidió la oreja pero la presidencia no la concedió y su labor fue ovacionada.

El segundo de su lote fue chico, fino de cabos, que completó su apariencia de toro con dos velas por cuerna. Inédito en el caballo, tuvo recorrido y fondo, y resultó pronto a los cites de Mora. Muletazos de trazo largo y ligados por el derecho con una humillada embestida; y al natural dejó destellos del poso que atesora cuando el animal metía la cara con clase. Remató de un espadazo y un golpe de verduguillo para pasear dos trofeos.

Veleto, con las puntas al hemisferio norte, fue el castaño segundo, con más pitones que cara y caja. Disposición capotera de Luque en la salida para ir sacándolo, aunque el antagonista volvió a los terrenos del tercio. Pelea sin trascendencia en varas, para que el sevillano lo fuera haciendo con delicadeza en los toques. Noble, sin recorrido y escaso de fuerza resultó en la muleta y el de Gerena lo aguantó echo un tío entre la cornamenta para obrar una importante faena, cargada de valor y gusto. Su actuación tuvo eco en los tendidos y, aunque faltó tino a espadas, cortó la primera oreja de la tarde.

Lomirecto, bajo y corniabierto salió el negro que hizo. Luque desarrolló una inteligente faena, midiendo los tiempos y las distancias con un toro que tuvo duración. En el pitón izquierdo encontró su mejor aliado, aunque a la salida del muletazo se le venía corto. Por el derecho dominó con mimo y sobresalieron los remates de las tandas por abajo. Abrochó con luquecinas de corte ajustado, marca de la casa, ante la clase del buen antagonista. Finalizó de un volapié -atravesado- de efecto fulminante. Rápido estallaron los tendidos y el sevillano se ganó los máximos trofeos y se dio la vuelta al toro.

Feo, degollado de papada y negro fue el ejemplar con el que se llegó al ecuador de la corrida. Buen recibo capotero de Herrero, que cumplió los primeros tercios en lidiador. En el caballo se cayó al quitarle la puya, pero demostró movilidad en banderillas; donde pareó con mérito Alberto Román. Embestida discontinua, brusca y repetidora, que no fue fácil de dominar y que requería su tiempo. Solvente estuvo el cuellarano en un notable trasteo, que tuvo su mejor rúbrica con un espada de ley; tirándose con todo y siendo volteado.

Colorado, más en tipo y abierto de cuerna, pero sin llegar a las defensas del segundo y el cuarto, salió el que cerró plaza. Firme actuación de Herrero con toques compuestos para hilvanar tandas con criterio en el que el toro fue largo y entregado. Puso el broche con pases por bajo y una estocada tendida y atravesada, que tuvo que saldarse con dos descabellos. Otro apéndice para completar la triple Puerta Grande.

Ficha

Plaza de toros de Cuéllar. Cuarta de feria. Media entrada. Toros de La Glorieta, el primero, deslucido; y Lagunajanda, variada de capa, con más pitones (segundo y cuarto) que hechuras, de buen juego en líneas; entre los que destacó el buen quinto, premiado con la vuelta al ruedo.
David Mora, ovación y dos orejas tras aviso.
Daniel Luque, oreja y dos orejas y rabo.
Javier Herrero, oreja y oreja.