Salida del féretro del exalcalde, con familiares y amigos portándolo para encaminarse al cementerio local./ c. n
Publicidad

Concurrido y emotivo, así ha sido el último adiós a Mariano Molinero, exalcalde de la villa de Cuéllar que gobernó de 1991 a 1995. Tras el velatorio en Valladolid, el cuerpo de Mariano Molinero se trasladó a la villa, concretamente hasta la iglesia de San Miguel, donde se celebró su sepelio. Un abarrotado templo dio cuenta del aprecio de la vecindad hacia Molinero, del que solo ha habido buenas palabras y mensajes de condolencia para sus familiares. Tras la ceremonia, los vecinos se desplazaron al cementerio local para despedir al exalcalde. El templo de San Miguel se llenó de vecinos para dicha despedida, y hubo palabras emotivas para el dirigente. Fue su amigo y hermano cofrade, Juan Carlos Llorente, quien le recordó con cariño, así como algunos de los logros que realizó en Cuéllar. Los aplausos cerraron este breve discurso.

Cientos de mensajes han sido expuestos en las redes y el Partido Popular de Cuéllar ha emitido un comunicado para manifestar su más sentido pésame a la familia de Molinero. “Lamentamos profundamente tan sensible pérdida para lo localidad cuellarana, para todos sus vecinos y en especial para los familiares y amigos de Mariano Molinero”, señalan. Recuerdan el gran esfuerzo y el trabajo en su etapa como alcalde, y cómo posibilitó el desarrollo del municipio.La villa despidió con aprecio al que fue motor local durante cuatro años, aunque lo fue antes y después, desde su farmacia. Todos recordarán a Mariano Molinero por su simpatía y buena disposición.